6 de February de 2010 00:00

Bill Clinton recibió quejas en Haití

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Puerto Príncipe.  AFP  y DPA

 
El ex presidente estadounidense Bill Clinton llegó ayer  a la sede temporal del Gobierno haitiano. Allí  lo esperaban unas 200 personas que reclamaban carpas,  tras pasar tres semanas a la intemperie,  tras  el terremoto del 12 de enero.

Clinton,  designado por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon como coordinador de la ayuda internacional, ingresó a  una comisaría policial adaptada como sede de Gobierno.
 
El enviado especial de las NN.UU. para Haití defendió los esfuerzos encaminados a una reconstrucción que permita a Haití  tener su propia economía. Así opinó, tras reunirse  con el presidente  René Préval, y el   primer ministro,  Jean-Max Bellerive.

Préval expresó su satisfacción por la visita de Clinton, con quien  conversó sobre la situación del país. Y agregó que ambos son conscientes de que “la reconstrucción no va a ser fácil”.

Mientras tanto, en Estados Unidos, la designación de Clinton fue bienvenida por  políticos  y miembros de la ONU. Señalaron que era “la persona adecuada”, por su experiencia y alto nivel de relaciones al haber sido Presidente.

El Fondo Clinton-Bush para Haití  recauda dinero en EE.UU. para la reconstrucción a largo plazo. El presidente Barack Obama pidió a Clinton y al ex presidente George W. Bush que encabezaran la recolección  en el sector privado.

Eso quiere decir que el enviado  sí contará con  efectivo.  Y los va a necesitar. Un millón de personas está sin casa.   La cuestión sanitaria es un problema en los refugios temporales. Se necesitan 7 000 letrinas y 25 000 lavabos portátiles.   Además, la ONU  informó que al menos  2 000 000 de haitianos también necesitan  alimentos.

Poco después de partir Clinton hacia EE.UU., la justicia haitiana rechazó un pedido de liberación provisional de los 10 misioneros estadounidenses acusados de secuestro de menores, informó su abogado Edwin Coq.

Mientras tanto, en  Puerto Príncipe, Unicef  instaló 23 carpas de gran tamaño para alojar a los niños y para que tengan dónde jugar. Hay  resistencia  de las familias a enviarlos  a la escuela,  por miedo a que haya otro terremoto. Por eso, Unicef  colabora con el Gobierno haitiano animando a las familias a llevar  a sus niños al colegio.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)