26 de octubre de 2014 17:40

Bienes e inmuebles incautados del narcotráfico se destinan a proyectos productivos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 9
Contento 0
Redacción Seguridad (I)

Ocho proyectos de desarrollo alternativo y preventivo maneja actualmente el Consejo Nacional de Control de Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicas (Consep) a escala nacional.

La idea con estos planes es “reducir el riesgo de involucramiento de la población de zonas vulnerables a actividades ilícitas de cultivo, producción, acopio y tráfico de estupefacientes”, señala Esteban Yépez, director de Desarrollo Alternativo y Preventivo.

Los ocho se desarrollan en las provincias de Manabí, Esmeraldas, Sucumbíos, Chimborazo, Guayas y Santa Elena. El funcionario explica que más de 4 700 familias se benefician.

A finales de noviembre del 2011, la Policía desmanteló un laboratorio de procesamiento de estupefacientes en la parroquia Multitud (Chimborazo). Ahora, en ese sitio se siembra fréjol y se fomenta un programa de reforestación de árboles frutales que favorecen a 200 agricultores. En el primer año se invirtieron USD 106 605.

La intención también es intervenir en lugares en donde la población es vulnerable a ser tentada por las mafias delictivas. Por ejemplo, en comunidades remotas de Esmeraldas se aplicó un programa de producción de cacao fino de aroma con la intención de generar empleo para los jóvenes.

Según Yépez, un aspecto importante del proyecto es que los productores reciben la ayuda del Estado para comercializar sus productos. Así ocurre con los productores de cacao - agrega- en la Amazonía que ahora negocian directamente con las fábricas de chocolate para evitar a intermediarios.

Uno de los problemas que se ha detectado en las comunidades es que, ante la falta de empleo, han alquilado sus terrenos a personas que los han utilizado para actividades ilícitas. Hubo casos en los que los arrendatarios cultivaron maracuyá, pero eso era “solo la pantalla porque adentro funcionaban un laboratorio y centro de acopio; se han encontrado muchas caletas”.

Eso ocurrió en la comuna San Miguel del Morro (Guayas) en donde ahora se sembraron 160 hectáreas de maíz duro y 50 personas se dedican a esa actividad y fueron capacitadas en técnicas de cultivo, cosecha, poscosecha y venta. La inversión de este programa alcanza los USD 650 000.

Otro proyecto se desarrolla en una camaronera ubicada en Engunga (Chanduy-Santa Elena). La Policía detectó allí droga, caletas y un centro de acopio cuyos estupefacientes eran trasladados al mar.

El Consep reactivó la producción de esa camaronera y actualmente es comunitaria.

Allí se ha producido camarón para exportarlo a Europa, explica Yépez. “Con las utilidades obtenidas se implementó una tienda comunitaria, una farmacia comunitaria y un centro de Internet”. También se prevé incrementar la producción hasta el próximo año.

Yépez explica que el desarrollo preventivo es una política que se aplica en el país con la inclusión de proyectos productivos que también garanticen la protección del medioambiente y fortalezcan el turismo.

Así se encamina un proyecto en Montañita (Santa Elena) con la creación de una escuela comunitaria de surf y hotelería que beneficiará a 1 962 personas. El plazo de ejecución es de dos años con una inversión de USD 30 000. Allí se busca enseñar a surfear a niños y jóvenes de Montañita. También capacitar en administración de hoteles y servicios turísticos.

CIFRA
8 proyectos de desarrollo preventivo maneja el Consep.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)