Un ejemplo funcional de      biblioteca del siglo XXI

Un moderno mobiliario de estilo nórdico completa las salas de lectura.

Un moderno mobiliario de estilo nórdico completa las salas de lectura.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 6
Contento 0
Redacción Construir  (I)

Los conceptos clásicos para definir a una biblioteca pasan por el orden más irrestricto, el silencio conventual y una monotonía casi absoluta en cuestiones de diseños, colores, mobiliario e iluminación.

Pero esa escolástica arquitectónica está cada vez más arrinconada por la arquitectura del siglo XXI, muy inquieta, emprendedora y audaz.

Un ejemplo de este despegue es la ampliación de la Biblioteca de Seinäjoki, Finlandia, planificada por el estudio de arquitectos JKMM.

En esta ampliación, explica http://www.designboom.com, el objetivo tenía dos polos: conseguir la conexión física y simbólica con la antigua biblioteca y, asimismo, crear espacios para un uso más actual.

La biblioteca forma parte del Alvar Aalto Civic Center, que busca preservar la historia y las tradiciones finlandesas.

Aalto fue y es uno de los más grandes arquitectos mundiales de todos los tiempos.

Construida en 1965, la biblioteca necesitaba una ampliación moderna para cumplir con las demandas actuales, acota http://copperconcept.org.

El diseño de JKMM, denominado Trébol, ganó el concurso para el proyecto. La nueva biblioteca respeta el entorno cultural protegido pero, al mismo tiempo, se enorgullece de su arquitectura contemporánea. Uno de los objetivos del diseño era encontrar una interrelación con las típicas características de la arquitectura de Alvar Aalto, pero sin imitarle.

La nueva biblioteca se alza separada de la original de Aalto, aunque está conectada por un pasillo subterráneo. La división del edificio en tres unidades escultóricas permitió combinar el gran volumen del edificio con el paisaje urbano circundante. Esto genera formas variadas e interesantes al observarlo desde diferentes ángulos.

Los interiores son de hormigón visto con encofrado de tablones y están salpicados por ventanas cuidadosamente ubicadas y grandes cristaleras que ofrecen vistas del Centro.

Asmo Jaaksi, de JKMM, también resalta la adaptación de los diferentes espacios a la cotidianidad contemporánea de los finlandeses. Así, hay ‘urnas’ empotradas en las paredes que sirven para el disfrute y la lectura compartida.

El corazón del edificio es la amplia escalera, concebida para diferentes eventos y como sitio de encuentro informal. Esta conduce a todos los ambientes y a la antigua biblioteca por el pasillo subterráneo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)