3 de agosto de 2014 09:06

Barenboim, la música y la paz

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Gonzalo Ruiz Álvarez Subdirector Adjunto

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Siempre enriquece hablar de paz. Enriquece mucho más cuando se habla con claridad en tiempos de guerra. Esa palabra cobra sentido de la historia y de humanidad cuando viene de quien ha hecho cosas fecundas por la paz.

Daniel Barenboim es uno de los músicos más famosos del mundo. Un pianista, fue niño prodigio, nació a pocas cuadras del famoso Teatro Colón de Buenos Aires (templo de la música clásica), llegó a gran intérprete y uno de los mejores directores de orquesta, es quien habla de paz.

Y habla con las credenciales de su autoridad como artista pero sobre todo, ciudadano universal. Exhibe sus cuatro pasaportes: el argentino, de nacimiento; el de Israel, la patria que le legaron sus antepasados y donde estudió; el de España y el de Palestina, muy emotivo para una persona de origen judío que se lo entregaron en Ramala después de consolidar el proyecto más hermoso de su vida.

Daniel Barenboim y el escritor palestino Edward Said gestaron, el 2009, la orquesta West-Eastern Diván. Jóvenes árabes y judíos se juntan cada verano para interpretar piezas maestras del repertorio clásico universal. El mensaje de la música es el de la paz.

Esta semana, Barenboim estuvo en su natal y amada Buenos Aires. El doctor Nelson Castro, periodista profundo y bien informado lo entrevistó en TN sobre el conflicto que tiene al mundo en vilo. Los bombardeos del Ejército de Israel a la Franja de Gaza, los ataques terroristas de Hamas hacia Israel.

Barenboim lo tiene claro: el relato de los palestinos y hebreos es distinto. Vale la pena explorar Internet, escuchar de su boca las versiones de la historia y las razones poderosas de uno y otro pueblo que comparten un mismo territorio y fronteras que no se han consolidado. Cabe conocer la experiencia de músicos jóvenes que tocan juntos una misma partitura por la paz pese a sus visiones distintas.

La palabra fresca y llena de humanidad de Barenboim es luz en medio del río de sangre. Que nazcan frutos algún día.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)