25 de diciembre de 2014 09:19

Pese a bajada sísmica, sigue precaución en volcanes de la frontera entre Ecuador y Colombia

Desde octubre de 2014, la población de Carchi está en alerta debido a la actividad de los volcanes colombianos Chiles y Cerro Negro. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Desde octubre de 2014, la población de Carchi está en alerta debido a la actividad de los volcanes colombianos Chiles y Cerro Negro. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Agencia EFE

Pese a una disminución de la actividad sísmica durante el último mes en los volcanes Chiles y Cerro Negro, situados en la frontera andina entre Ecuador y Colombia, los científicos de ambos países que vigilan el comportamiento de esas montañas, recomiendan mantener un nivel de precaución en la zona.


Así lo señala un último informe del Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional de Ecuador, del Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Pasto y del Servicio Geológico Colombiano (SGC), en el que reseñan la actividad de los colosos.

"A pesar de tener una disminución de la sismicidad con respecto a meses anteriores, por toda la información analizada, se considera que las condiciones internas de la zona aún no regresan a valores normales, por tanto se recomienda mantener precaución", precisa el texto difundido hoy por el IG.

Además, señala que continúan registrándose sismos leves asociados con la fractura de rocas en el interior de los edificios volcánicos y entre el 17 y el 24 de diciembre se observó un aumento de dichos temblores respecto a la semana precedente, aunque el registro es menor al de meses anteriores.


El promedio diario fue de 2 724 sismos en esta semana, pero el día 21 llegó a un pico de 3 891 eventos; la magnitud de los temblores localizados al suroeste del volcán Chiles alcanzan entre 1 y 2,6 grados en la escala de Richter, a entre 1 y 8 kilómetros de profundidad respecto de su cima (4 700 metros).

Ninguno de los sismos fue sentidos por las poblaciones aledañas, añade el informe y anota que los registros de deformación y de actividad superficial no han sufrido cambios.

En septiembre pasado, el IG indicó que ambos volcanes presentaban cambios en su actividad interna, mientras que el 21 de octubre las autoridades ecuatorianas declararon una situación de alerta naranja, de precaución, en las zonas aledañas a los volcanes, por un fuerte sismo de 5,8 grados.

Ese evento se sintió en Tulcán, la capital de la provincia fronteriza de Carchi, así como en la vecina de Sucumbíos e incluso en Quito.

Unas 3 000 familias que habitan en las cercanías de los colosos en la parte colombiana fueron alertadas sobre la posibilidad de una eventual evacuación, como medida de protección, según informaron entonces las autoridades de ese país.

Los científicos no descartaron en ese momento la posibilidad de que se produzca una actividad volcánica debido a los sismos registrados.

Los institutos de vigilancia geológica de los dos países mantienen una permanente vigilancia del comportamiento de los dos volcanes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)