29 de marzo de 2016 13:51

Cuatro años han transcurrido y una niña todavía no puede ser inscrita

La pareja de mujeres asistió a la Corte Constitucional, en el caso que llevan a cabo para ser reconocidas ambas como madres de una niña. Foto: Alfredo Lagla/ EL COMERCIO

La pareja de mujeres asistió a la Corte Constitucional, en el caso que llevan a cabo para ser reconocidas ambas como madres de una niña. Foto: Alfredo Lagla/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 17
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 12
Diego Bravo
(I)

En las afueras de la Corte Constitucional (centro de Quito) hay expectativa la mañana de este martes 30 de marzo del 2016 por la audiencia del caso de la niña cuyas madres son lesbianas y no han podido inscribirla como su hija. Esto ocurre pese a que su unión de hecho es legal en Ecuador y en su país de origen, Inglaterra.

Activistas de grupos LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales) llegaron a la Corte para apoyar a Helen Bicknell y Nicola Rothon. Muestran carteles en los que rezan las frases: "Violencia moralista", "Reacción feminista", "No se puede limitar el amor", "Estado laico de derechos", entre otros mensajes.

¿Qué pasó en este caso? La pareja decidió tener un bebé y Rothon fue inseminada artificialmente en Ecuador. El 27 de diciembre del 2011 nació su hija. Cuando la bebé cumplió 19 días de nacimiento, ellas trataron de inscribirla en el Registro Civil y la respuesta que recibieron en esa entidad fue que en el sistema no se no podía inscribir a la niña con los apellidos de sus madres, sino únicamente con el de un papá y una mamá.

A partir de ese momento comenzó la batalla legal que cuenta con el apoyo de grupos y activistas LGBTI. “El Registro Civil les negó asumiendo que dos madres no pueden reproducir a una niña y que, por precautelar el supuesto derecho de un padre inexistente, se la iba a registrar como hija de madre soltera.

En función de esto (los derechos de su hija), las madres interponen una acción de protección que fue negada. Apelaron en la Corte Provincial y también les negaron su derecho. Luego se vino a la Corte Provincial”, manifestó Christian Paula, asesor jurídico de Equidad, una organización dedicada a la protección y defensa de los derechos de la comunidad LGBTI.

Los activistas que estaban en las afueras de la Corte Constitucional coincidieron que en este caso puso en evidencia la vulneración de derechos a una niña y a sus madres por parte de una institución pública y a la vez visibiliza la situación de fragilidad de las mujeres lesbianas en el país.

Sin embargo, a la diligencia también acudieron grupos y activistas defensores de la vida desde la concepción. Amparo Medina, de la Red Vida y Familia Ecuador, señaló que “nuestro objetivo es defender el derecho constitucional que implica que los niños solo pueden ser adoptados por papá y mamá. No existe la figura de inscripción bajo ninguna ley ecuatoriana”.

Ella acudió con otras personas que la apoyaban y llevaban carteles. “Exigimos que se respete la Constitución (…) Ellas quieren crear una figura nueva en las leyes ecuatorianas para inscribir a la niña. En Ecuador solo existe la paternidad biológica o adopción, ninguna otra. Crear una figura nueva es un atentado a la Constitución y al derecho de la niña. En el Código de la Niñez, bajo el mismo Registro Civil, se dice claramente que solo existe la figura de papá y mamá”.

En estos momentos, la audiencia se desarrolla en la Corte Contitucional…

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (1)