28 de octubre de 2016 00:00

La asignación a los gobiernos locales se cancela con retraso

El canal de riego en Quilindaña, en Cotopaxi, se construye pese a los retrasos en las asignaciones. Las autoridades ajustaron su presupuesto. Foto: Cortesía Prefectura de Cotopaxi

El canal de riego en Quilindaña, en Cotopaxi, se construye pese a los retrasos en las asignaciones. Las autoridades ajustaron su presupuesto. Foto: Cortesía Prefectura de Cotopaxi

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 14
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Varias Redacciones. (I)

Las asignaciones a los municipios, se están cumpliendo pero con un mes de retraso. El presidente Rafael Correa lo confirmó la semana pasada. Ante ese escenario en cada gobierno descentralizado se ajustan los planes y obras que en unos casos se han detenido y en otros se han ajustado a los recursos disponibles.

“Estamos casi al día, pero me parece que hay un mes de rezago en las rentas municipales”, reconoció el Primer Mandatario, el viernes pasado (21 de octubre) en Loja. “Antes se atrasaban hasta seis meses en época normal”.

Según el Consorcio de Gobiernos Provinciales del Ecuador (Congope), el monto pendiente más alto, en el caso de las prefecturas, corresponde a recursos para proyectos de riego; le siguen la devolución del IVA y el monto que por ley le corresponde a cada provincia para diferentes proyectos. Así lo aseguró Edwin Miño, director ejecutivo. “Entendemos la situación del país. Hay una crisis de liquidez y hemos estado de acuerdo con la reducción del presupuesto y con que tenemos que hacer un esfuerzo”.

Daniel Avecilla, alcalde de Yaguachi y presidente de la Asociación de Municipalidades del Ecuador, afirmó que pese a la deuda, sí pueden manejarse operativamente. Esto ocurre porque el escenario es diferente en relación con el inicio de año. “Cuando se llegó a adeudar hasta tres meses, hubo incidencias en los cabildos, pero al momento no tiene por qué ocurrir”, aclaró respecto de posibles afectaciones en los programas de trabajo.

La vicealcaldesa de Guayaquil, Doménica Tabacchi, confirma que pese a los atrasos, los programas y servicios no han parado y se han asumido con el presupuesto que tienen.

Agosto fue el último mes que recibieron transferencias los 15 municipios del Azuay y la Prefectura. Según Germania Ullauri, alcaldesa de Oña y presidenta de la Asociación de Municipios del Azuay, están al día con remuneraciones a empleados, pero atrasados en proyectos y deudas con proveedores y contratistas.

Jimmy Jairala, prefecto del Guayas, dijo que en el caso de su administración el Gobierno tiene una deuda de USD 33 millones. Detalló que 21, corresponden a las asignaciones de septiembre y octubre, 7 millones por IVA y 5 millones para riego del año pasado. Aun así, afirmó que eso no ha perjudicado la ejecución de obras, ya que ninguna se ha detenido.

Pero ese no es el caso de Cotopaxi y Bolívar. La falta de recursos en ambas jurisdicciones sí ha causado la suspensión de obras viales, de construcción de canales de riego y proyectos productivos.

El retraso con Cotopaxi es de USD 9 millones, según el prefecto Jorge Guamán, quien confirmó que el perjuicio mayor es para obras de riego, donde faltan USD 4 millones. Por ello, se suspendieron el mantenimiento de los canales estatales y la construcción de nuevos conductos comunitarios en Latacunga, Salcedo y Pujilí. Indicó, además, que para los 20 proyectos destinados a microempresas en las ramas artesanales, agrícolas y pecuarias cuentan con USD 200 000, que no son suficientes.

“Algunas iniciativas no vamos cumplir por la falta de dinero. Hemos presentado una propuesta para que tomen en cuenta la falta de recursos y no nos cataloguen al fin de año como autoridades inoperantes, al no cumplir con las metas trazadas”, aseguró Guamán.

Según funcionarios de la Coordinación General de la Prefectura de Bolívar, el Gobierno también les adeuda septiembre, IVA y recursos para obras de medio ambiente y riego, desde el 2012.
Guillermo Navarrete, coordinador de la Prefectura, explicó que mensualmente reciben USD 1 400 000, de los cuales le debitan 400 000 para el IESS y SRI. “No podemos pagar las remuneraciones al personal de la Prefectura por dos meses, pago a proveedores y tampoco podemos concluir obras”.

En Carchi, este año tampoco se han podido construir ocho canales de riego en Mira, Bolívar y Espejo, que favorecerían a 3 000 hectáreas de producción agropecuaria. El atraso fiscal también obligó a construir vías con su propia maquinaria. Uno de esos proyectos es el asfaltado de la vía, de 2,4 kilómetros, denominada La Purita, en el cantón Huaca.

Ante ese escenario, la Prefectura del Carchi ha buscado recursos mediante la cooperación internacional. El prefecto explica que así se espera obtener entre el 15 y 20% del total del presupuesto.

Paola Pabón, secretaria de la Gestión Política, reconoce que hace falta un solo pago para estar al día con los gobiernos locales. “Falta una sola asignación, a pesar de que el 2015 y 2016 hemos recibido cero ingresos por petróleo, pero hemos seguido cumpliendo”.

Una de las alternativas que propone el Congope, para los montos pendientes con prefecturas, es un cruce de deudas. Según Miño, los gobiernos provinciales le deben al Banco de Desarrollo cerca de USD 190 millones, que podrían compensar lo que les falta. “En riego no todo se ha parado, no hacemos grandes obras pero sí hacemos mantenimiento y obras a menor escala”.

En contexto

Los pagos a las prefecturas de Manabí y Esmeraldas no se han retrasado, ante la emergencia que afrontan ambas jurisdicciones por los daños causados por el terremoto. Acuerdos y cooperación internacional son algunas de las alternativas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)