30 de January de 2015 19:40

13 familias indígenas se aliaron para vender

Dionisia Andrade y Luis Saca muestran los productos en el Mercado Mayorista de Loja. Foto: Lilia Arias / El Comercio.

Dionisia Andrade y Luis Saca muestran los productos en el Mercado Mayorista de Loja. Foto: Lilia Arias / El Comercio.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 8
Lilia Arias
(F-Contenido Intercultural)

Instrumentos andinos en miniatura, tejidos de lana, figuras de indígenas y la bisutería con mullos son los productos que ofrece la Asociación de Artesanos Sumay Ruray de Loja. 13 familias se organizaron para comercializar sus creaciones.

Ellos laboran en sus hogares o en pequeños locales, ubicados en los seis mercados de la capital lojana. Luego de conformar la Asociación, los artesanos empezaron a ofertar sus productos en otras ciudades y eventos internacionales.

Dionisia Andrade elabora los tradicionales collares con mullos. También, son conocidos como tendidos, porque son anchos (40 centímetros). Ella se tarda 15 días en su elaboración, porque debe dar forma a las figuras que traza con las pepitas.

Cada creación cuesta USD 50 y las pequeñas entre 10 y 20.
Junto a otras artesanas dictan cursos con el objetivo de dar a conocer su arte colonial y generar ingresos para sus familias.

Para Luis Saca, presidente de la Asociación de Artesanos Sumay Ruray de Loja, la bisutería es el producto más vendido en todas las ferias que participó la agrupación. “Tienen demanda por sus formas, colores y detalles, que atraen a los turistas”.

Estos artesanos indígenas tratan de mostrar a los clientes la variedad de artículos. Expone, por ejemplo, instrumentos musicales andinos.

Para construirlos utiliza madera y otros accesorios, que adquiere en la provincia de Loja o le llegan desde Bolivia y Perú. Según este artesano, el objetivo es presentar un producto bueno y que tenga un acabado que guste al cliente.

Él elabora los instrumentos musicales andinos solo bajo pedido. Además de la fabricación se encarga de la afinación por sus conocimientos musicales. Otra parte de su producción se enfoca a los instrumentos en miniatura para convertirlos en llaveros, principalmente.

En el centro recreacional Jipiro, ubicado en el norte de la capital lojana, la Asociación cuenta con un espacio para exponer su trabajo. En seis carpas -ubicadas junto a la laguna principal- se observan los pequeños recuerdos, bolsos y bisutería.

Allí, los artesanos producen parte de su mercadería. Juan Zhunaula, de 23 años, talla unos pequeños rondines que están pegados en un círculo de estera. Es un adorno para ubicarlo en la pared.

Para Zhunaula, en promedio, venden USD 750 por familia cada mes, laborando de lunes a domingo. Pero esta cifra se duplica cuando participan en ferias a escala nacional o cuando hay fechas festivas.

Según este artesano, también trabajan en cerámica y realizan pequeñas réplicas de la torre de la Independencia y la Puerta de la Ciudad de Loja, que son ofrecidas como recuerdos para los visitantes.

En cambio, Álex Gualán con una herramienta eléctrica, dibuja paisajes andinos sobre unos platos. Su labor se complementa con grabados alusivos a las zonas donde se inspira esa artesanía.

En las ferias comerciales

La Asociación de Artesanos Sumay Ruray de Loja, que se creó hace una década, participa desde ayer en la Feria de Exposición de Emprendimiento, que se desarrolla en el cantón Balsas de El Oro.

En el 2009 este grupo expuso su trabajo en México y un año después en España junto a otras comunidades indígenas de Latinoamérica. En estos países realizaron ventas de su producto, dice Saca.

En la actualidad, su proyecto es elaborar un catálogo de sus artesanías. La mitad del espacio será dedicado a la bisutería que se hace con mullos y en la otra mitad se publicará otro tipo de trabajos, como tejidos de lana de borrego, instrumentos musicales y adornos.

La Dirección de Turismo del Municipio apoya al grupo desde el año pasado, a través de capacitaciones en asesoría de atención al cliente, con el fin de que puedan presentar de mejor forma sus productos. Para Saca, con estos conocimientos mejoraron las ventas.

En contexto

Los artesanos saraguros son parte de la promoción turística que se realiza en la capital lojana. En este cantón viven 6 500 indígenas y la mayor cantidad está en la parroquia de San Lucas. La artesanía, la agricultura y ganadería son las principales actividades.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)