23 de enero de 2018 11:55

Arrestan al presunto asesino en serie que mató a una niña en Pakistán

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia EFE

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Las autoridades paquistaníes anunciaron el martes, 23 de enero del 2018, el arresto del presunto asesino en serie que violó y mató a una niña de 7 años en la ciudad oriental de Kasur a principios de mes, en un caso que conmocionó a Pakistán y provocó protestas violentas en diferentes puntos del país.

"El asesino de (la niña) Zainab ha sido arrestado, su nombre es Imran A. y tiene 24 años", indicó en rueda de prensa el jefe del Gobierno del Punyab, provincia a la que pertenece Kasur, Shahbaz Sharif.

Sharif explicó que durante la investigación se realizó una evaluación del perfil de 1 150 muestras de ADN y la del detenido "se correspondió al 100%" con los restos encontrados en la niña.

"Hoy también le hicimos la prueba del polígrafo, confesó todos los crímenes que ha cometido", agregó, al subrayar que el sujeto es un "asesino en serie", tal y como sospechaba la Policía.

La Policía había apuntado a que se trataba de un asesino de este tipo por las características similares de este caso con otros once sucesos similares ocurridos en la zona en el último año.

De acuerdo con Sharif, que compareció ante los medios junto al padre de la víctima, en la investigación participaron la Policía, los servicios de inteligencia y laboratorios forenses, y durante el proceso se cruzaron fotografías de 300 000 personas para ayudar a encontrar al culpable.

La niña, que había quedado bajo el cuidado de un tío mientras sus padres hacían una peregrinación religiosa a Arabia Saudí, fue hallada el pasado día 9 en un contenedor de basura, cinco días después de desaparecer.

La aparición del cuerpo, cuyo examen determinó que había sufrido abusos sexuales, desató una ola de protestas de violentas en las que murieron dos personas, y manifestaciones y actos en otras partes del país, que quedó conmocionado por un suceso que llegó al Parlamento paquistaní.

El área de Kasur ya había sido centro de un escándalo de abusos contra menores en 2015, cuando se descubrió que al menos 19 niños fueron grabados en vídeo y fotografiados por una red formada por 17 personas, dos de ellas condenadas a cadena perpetua en 2016.

Tras ese escándalo, Pakistán convirtió en marzo de 2016 en delito los abusos sexuales a menores y la pornografía infantil, crímenes castigados con penas de hasta siete años de cárcel y que antes no eran sancionados.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (0)