16 de octubre de 2014 17:43

Armamento militar y policial ecuatoriano se recuperó en Colombia 

El  fusil y las cinco pistolas fueron recuperadas por militares colombianos. Foto. Ricardo Cabezas  /EL COMERCIO

El fusil y las cinco pistolas fueron recuperadas por militares colombianos. Foto. Ricardo Cabezas /EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Sierra Norte

Las Fuerzas Armadas del Ecuador recuperan un fusil HK calibre 5.56 mm perteneciente al Ejército ecuatoriano y cinco pistolas Glock calibre 9 mm con tres alimentadoras de la Policía Nacional.

Las armas de dotación oficial fueron entregadas hoy, 16 de octubre de 2014, en el Batallón de Infantería Mayor Galo Molina de Tulcán, en el Carchi, por la Fiscalía de Colombia.

Según información proporcionada por el capitán Edmundo Mora, jefe del Centro de Control de Armas en Carchi e Imbabura, el fusil habría sido recuperado por el Ejército colombiano en San Andrés de Tumaco, frente a Esmeraldas.

El oficial dijo que el fusil presumiblemente fue rescatado por la Marina de Infantería de Colombia durante un enfrentamiento en el puerto fronterizo de Tumaco. El arma que pesa aproximadamente 23 libras y sin su alimentadora pertenece a la Fuerza Terrestre del Ecuador y fue hurtada del Batallón Imbabura de El Oro, en el año 2 005.

Una vez que ha sido legalizada la recuperación entrará a los activos militares. “Está en buen estado, únicamente le han adaptado un acople”, comentó. El HK es un fusil de asalto, utilizado por unidades especiales o tácticas que brindan seguridad en las zonas de frontera.

La Dirección de Logística de la Fuerza Terrestre del Ecuador lleva adelante un proceso de recuperación de armas sustraídas de las unidades militares. Según el teniente Xavier Pianoargote en este año han sido recuperados siete fusiles, pero en varios sectores del país.

Las cinco pistolas Glock valoradas en USD 2 000 cada una serán entregadas en las próximas horas al Distrito de Policía del Carchi. Existe la presunción de que este armamento fue robado de las unidades militares y policiales, y luego comercializado a los grupos de subversivos de Colombia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)