22 de noviembre de 2015 16:06

Argentina tendrá una nueva primera dama, después de las elecciones

Argentina tendrá una nueva primera dama después de las elecciones presidenciales, Juliana Awada o Karina Rabolini. Fotos: AFP y EFE

Argentina tendrá una nueva primera dama después de las elecciones presidenciales, Juliana Awada o Karina Rabolini. Fotos: AFP y EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 15
Agencia DPA

Las esposas de los dos candidatos que compiten por la presidencia argentina están lejos del bajo perfil. Karina Rabolini, pareja del oficialista Daniel Scioli, y Juliana Awada, esposa del opositor Mauricio Macri, son dos mujeres con peso propio que dejaron su marca en la campaña rumbo a la Casa Rosada.

Rabolini es una exmodelo que hace casi 30 años está junto a Scioli. De estilo refinado e impecable, ya es la primera dama en la provincia de Buenos Aires, el estratégico distrito argentino que gobierna el candidato presidencial del Frente para la Victoria (FpV) gobernante desde 2007, y además de acompañarlo en esta etapa preside una fundación que maneja fondos públicos y participa de forma activa en la campaña.

La ajustada ventaja que le sacó Scioli al candidato del frente opositor Cambiemos en las presidenciales de octubre, mucho menor a la esperada, representó el momento más "duro" del proceso electoral para Rabolini.

"Yo te lloro un poco bastante. Además, te digo una cosa, a mi edad estás recontra sensible. Uno tiene que aceptar que está más sensible", reconoció.

La pareja se conoció cuando ella era una joven modelo de 19 años y él un exitoso piloto de motonáutica diez años mayor. Acompañó a Scioli en los momentos más difíciles, como el accidente con una lancha en el delta del río Paraná en el que el deportista sufrió la amputación de un brazo o el incendio del departamento en el que convivían, del que escaparon saltando por la terraza y ella sufrió múltiples fracturas en una pierna.

Estuvieron unos años separados pero volvieron a elegirse. No pudieron tener hijos, una de sus asignaturas pendientes más dolorosas según confesó, pero aceptó una hija que Scioli había tenido durante un noviazgo previo al matrimonio.

Rabolini dejó el modelaje y desarrolló su propia marca de lencería, aunque el emprendimiento textil no tuvo el mejor final y quebró, pese a un generoso crédito que recibó del Banco Provincia de Buenos Aires, cuya fundación de beneficencia hoy dirige.

Luego armó una empresa de gafas y otra de cosméticos, todas con su nombre como marca registrada. "Por suerte, Daniel siempre me ha apoyado en cada uno de los proyectos que he tenido y en cada una de las decisiones que he tomado. Por eso es que decido acompañarlo en todo lo que esté a mi alcance y más aún este año, que es un gran desafío", declaró Rabolini en una reciente entrevista con la revista Viva.

Rubia y elegante, prefiere para los actos públicos los peinados recogidos y un look muy formal con vestidos o trajes clásicos que recuerdan un poco a Jackie Kennedy o incluso a Eva Perón.

La esposa de Macri también está vinculada con la moda, pero no como modelo sino como integrante de una familia de origen libanés dedicada a la industria textil y que desarrolló con éxito varias marcas de vestimenta para niños y mujeres.

La fundación La Alameda sospechó años atrás que la empresa contrataba talleres textiles clandestinos, pero la denuncia no prosperó en la Justicia. "Las acusaciones que nos hicieron son falsas, vienen del lado político", alegó la esposa de Macri.

Awada, de 41 años y diseñadora de modas, no tiene actividad pública formal, pero acompañó al candidato a numerosas entrevistas, habló de su incondicional apoyo y fue una de las protagonistas del último debate presidencial, cuando se besó apasionadamente con Macri en el escenario una vez terminado el evento.

Macri suele decir que está "embrujado de amor" por Juliana Awada, su tercera esposa y a quien le lleva 15 años. Se casaron en 2010 y tuvieron a la pequeña Antonia. Awada también tuvo un matrimonio anterior, en el que tuvo a su hija mayor. "Yo estoy más enamorada de Mauricio que cuando lo conocí", aseguró.

Juliana Awada protagoniza en tanto un curioso contrapunto político con uno de sus hermanos, el actor Alejandro Awada, ferviente militante kirchnerista. "A mi hermana la adoro y le deseo lo mejor; solo que tenemos dos visiones distintas y queremos dos Argentinas distintas. Eso es todo", aseguró el actor a radio Del Plata.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)