19 de March de 2010 00:00

Argentina presentará danza en el agua y tango en París

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

París, AFP

Un espectáculo de danza sobre agua al ritmo de tango presentará la coreógrafa argentina Diana Theocharidis en el marco del Festival del Imaginario, uno de los eventos culturales más importantes de Francia.

En Transcripción', que se presentará en París el sábado y domingo, una piscina de seis centímetros de profundidad sirve como escenario para una serie de bailes marcados por pausas y repeticiones, que de manera física remiten a la memoria y al olvido.

“El agua es un territorio de los recuerdos”, indicó a la AFP Theocharidis mientras vigilaba cómo se llenaba de agua el escenario. “Es una pieza que habla del paso del tiempo, en la que hay mucha nostalgia”.

En la obra cada bailarín se sumerge en un recorrido íntimo, completamente ajeno a lo que hacen los otros dos.

Mientras uno baila pasos de jasápico, una danza tradicional griega, otro sigue pasos de ritmos argentinos como el malambo y algunos zapateos propios del tango. Una tercera bailarina se mueve entre ellos, con movimientos propios de la danza contemporánea. 
“Cada bailarín trabaja sobre el mismo material, marcado por un mundo de recuerdos personales y colectivos”, señaló la coreógrafa. “Dan dos o tres pasos, paran, vuelven a comenzar”.

Cerca de ellos, sentado en una plataforma que flota como una isla, el violonchelista finlandés Anssi Karttunen interpreta la música compuesta por la finlandesa Kaija Saariaho y el argentino Pablo Ortiz, habitual colaborador de Theocharidis.

Ortiz trabaja la música de manera similar que la coreografía, retomando y repitiendo pequeños fragmentos de tango argentino y de tango finlandés, de esta manera generando una nueva “transcripción”.

“La música une a este conjunto de personas, recuerdos, materiales y pasos”, indicó la coreógrafa de origen griego.

'Transcripción' llegó al festival parisino especializado en las “artes vivientes” -teatro, música, marionetas, danza- por pedido especial de Arwad Esber, directora de la Casa de Culturas del Mundo que lo organiza. Sólo entonces Theocharidis consideró revivirla.

La obra, que había sido presentada en los sótanos del Teatro Colón de Buenos Aires en 2003, solamente había sido retomada una vez.

“Fue una experiencia tan mágica que pensé Nunca más la volveré a hacer”, señaló Theocharidis, evocando las “catacumbas” llenas de columnas que llenó con mil litros de agua. “Me resulta difícil desprenderme de esa imagen y me costó mucho pensar que lo podría hacer en un teatro”.

Sin embargo, no es la primera vez que Theocharidis concibe un espectáculo en un espacio poco ortodoxo.

En 2007 había llevado el baile a las vidrieras de una tienda en el barrio de Palermo, en Buenos Aires. Luego llevaría esa propuesta un poco más lejos al concebir una danza que se llevó a cabo en un edificio de cuatro pisos y enormes ventanales en Valdivia (Chile).

“Los espacios públicos son escenografías maravillosas”, señaló Theocharidis. “Me encanta ese encuentro con un público que no necesariamente va a ver un espectáculo, que la danza se convierta en una presencia inesperada que irrumpe de repente”.

Sus coreografías han explorado con frecuencia las fronteras de la danza con otras disciplinas, desde la literatura hasta el mundo del circo. “La danza contemporánea está muy abierta al contacto con otros géneros artísticos”, indicó.

Así, ha hecho coreografías para obras tradicionales como la ópera Bomarzo, pero también para proyectos más atípicos como una puesta en escena de poemas del griego Constantino Cavafis -con el reconocido dramaturgo argentino Alfredo Arias- o una del himno nacional argentino.

También ha trabajado con “bailarines” poco habituales, como cuando reclutó a una tropa de artistas callejeros -acróbatas, patinadores, lanzadores de fuego- para “tomarse” el Teatro Colón, en el espectáculo Varieté' de Mauricio Kagel.

Otra de sus piezas, basada en un libro de Italo Calvino, fue protagonizada por un lanzador de hachas que arrojaba puñales reales a su compañera de baile.

“Cada obra te lleva hacia determinados espacios y determinados artistas”, explicó Theocharidis. “Me da mucha curiosidad ver cómo va a salir esta vez”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)