12 de May de 2015 15:29

La campaña electoral argentina se faranduliza

Los tres precandidatos mezclaron bromas con propuestas políticas en el programa televisivo "Showmatch". Foto: Agencia AFP.

Los tres precandidatos mezclaron bromas con propuestas políticas en el programa televisivo "Showmatch". Foto: Agencia AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 6
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia DPA

La carrera hacia la Casa Rosada se convirtió en un tema de farándula, con los tres principales precandidatos presidenciales lejos de un debate público de ideas pero presentes en el debut del show de televisión más taquillero de la Argentina.

El kirchnerista Daniel Scioli, el líder del partido de centroderecha PRO y alcalde porteño Mauricio Macri y el dirigente del Frente Renovador Sergio Massa asistieron junto a sus respectivas esposas al programa "Showmatch" del popular animador Marcelo Tinelli y no temieron mostrarse junto a sus imitadores.

Uno bailó, otro -que perdió un brazo en un accidente- desafió a su imitador a ponerse la corbata con una sola mano y el último reveló que su mujer tenía piojos y le pidió al conductor que así como los había reunido como una de las atracciones centrales del debut, los convocara para un debate electoral.

Una costumbre que no está instalada en la Argentina. Los tres precandidatos mezclaron bromas con propuestas políticas mientras sus esposas se dedicaron a revelar sus costados más íntimos.

"En la intimidad yo le digo 'papi' y él me dice 'mami'", aseguró Karina Rabolini, pareja de Scioli, el gobernador de la provincia de Buenos Aires y el precandidato mejor posicionado del Frente para la Victoria (FpV, peronista) oficialista.

"No me salió romántico, pero sí trabajador y honesto", aseguró la ex modelo y empresaria que se animó a bailar el tango con el imitador de su esposo.

La esposa de Macri, la empresaria textil Juliana Awada, reveló que todas las noches duermen "apretaditos". "Me tiene embrujado desde que la conocí", explicó Macri, quien no dudó en bailar junto a su doble como en cada uno de sus festejos electorales.

Massa, quien viene relegado en las encuestas y sufrió en los últimos días la salida de colaboradores clave, llegó resfriado al estudio de televisión pero compartió los chistes de su imitador y renovó su llamado al "cambio justo" en la Argentina.

Su esposa, Malena Galmarini, reconoció mientras tanto que no es buena en la cocina pero que "aguanta" hace 19 años al político que empezó su carrera en el kirchnerismo pero hoy está en acera opositora.

Los precandidatos no dudaron en tanto en agradecer los minutos de pantalla con un aval expreso y público al plan del animador y vicepresidente del club San Lorenzo de ser el próximo presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA).

La principal preocupación de los políticos, según delataron sus sonrisas nerviosas, fue no quedar ridiculizados por sus imitadores en el programa más visto de la televisión argentina.

En 2009, la popularidad que tuvo el émulo del entonces candidato a diputado Francisco de Narváez fue en gran parte base del triunfo electoral del empresario y político sobre su entonces contendiente Néstor Kirchner (2003-2007), quien dos años después de dejar la presidencia se postulaba al Congreso.

Pero una caricaturización extrema podría poner en riesgo la imagen de los precandidatos, como al parecer temió Macri cuando su imitador bromeó con regalar a los niños, en vez de tabletas o notebooks escolares, tablas de surf que en las que luego se pueda también servir sushi.

El show tuvo picos de más de 30 puntos de rating, una marca que en los últimos tiempos sólo es superada por los "superclásicos" del fútbol argentino, y duró más allá de la medianoche del martes.

El primer programa de "Showmatch", que se basa en el reality "Bailando con las estrellas", tuvo un gran despliegue de producción y tecnología, con 800 bailarines en escena y personajes populares de la música y la danza argentina.

El toque político estuvo presente desde los primeros minutos, con falsas "cadenas nacionales" de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, doblada por una imitadora, que celebraba el regreso de Tinelli a la televisión. Las redes sociales estallaron y los precandidatos se retiraron satisfechos.

Pese a que aún no comenzó la campaña electoral formal para las primarias abiertas simultáneas y obligatorias (PASO) del 9 de agosto que definirán a los postulantes que competirán en los comicios del 25 de octubre, fueron protagonistas del principal show de la televisión argentina y sus rostros llegaron a numerosos hogares en los que la política no entra. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)