6 de junio de 2014 12:38

Fenómeno de soltería crece entre las mujeres árabes

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
ANSA

El número de mujeres árabes o musulmanas sin marido está creciendo en forma exponencial, y en algunos casos toca porcentajes elevadísimos, como en Irak y el Líbano, donde 85 mujeres cada cien aún esperan hallar pareja.

El fenómeno de la soledad femenina también afecta cada vez más frecuentemente, en Argelia y en Marruecos, a las mujeres que quedaron libres tras un divorcio, fácil de obtener, sobre todo si como ocurre en la mayoría de los casos es el marido quien lo pide.

El dato, sociológicamente interesante y socialmente preocupante, surge de un estudio realizado por la organización Family Optimize, citado por el sitio panárabe Afriquinfos, en algunos países árabes donde es evidente el fenómeno de soltería.

En una cultura fuertemente caracterizada por la sacralidad de la familia y, dentro de ella, el papel de la mujer como elemento fundante, no sorprende que muchas jóvenes árabes se ven en el futuro como esposas y madres, de modo que dedican mucha energía a conseguir marido.

En este sentido es emblemático el malestar que viven las mujeres cuando superan el umbral psicológico de edad (que cambia de país en país) que las pone al borde de ser “solteronas”, con el riesgo de permanecer para siempre en esa situación.


Frente a porcentajes de soltería femenina que tocan el 81 por ciento en Túnez y el 60 por ciento en Marruecos, ya son muchísimas las mujeres que visitan los sitios de citas por Internet.

Muchos hombres árabes, por su parte, también visitan esos sitios porque los consideran como inmensos catálogos para “salir de caza” .

Los sitios de encuentros -Meet Arabic, Inchalla Mektoube, Lehlal o Muslima.com- están viviendo su hora dorada, en parte también porque quienes los visitan ya tienen bien claro el perfil de lo que buscan: que puede ser de cultura y condición social diferente, pero debe ser musulmán.

Sin embargo, como siempre que se trata de la jungla de la red, es preciso prestar atención, como recomiendan las organizaciones femeninas, porque algunos sitios pueden servir de pantalla para un abusador que se oculta tras una identidad virtual.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)