13 de abril de 2015 09:23

Análisis: ‘Maduro regresa a Caracas como el gran perdedor’

A diferencia de Raúl Castro, Maduro no se reunió con Obama. Foto:  Johan Ordoñez/ AFP.

A diferencia de Raúl Castro, Maduro no se reunió con Obama. Foto: Johan Ordoñez/ AFP.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 47
Triste 3
Indiferente 6
Sorprendido 9
Contento 359
El Nacional De Venezuela
Hernán Lugo y Patrizia Aymerich
Logo GDA

“#TriunfoenPanamá” fue la etiqueta que usaron los medios del Estado, redes sociales y el Gobierno de Venezuela en la campaña por adjudicarle al presidente Nicolás Maduro la victoria frente al imperio por su intervención en la Cumbre de las Américas. El lunes 13 de abril de 2015 será recibido como 'héroe' en el aniversario del 11-A y de la Milicia Bolivariana.

¿Hubo vencedores y vencidos? El objetivo principal de Maduro (lograr la derogatoria del decreto de Barack Obama) no se concretó. A diferencia de Raúl Castro, Maduro no se reunió con Obama. Solo hubo un “encuentro informal” en el pasillo de la sede de la Cumbre. Su discurso no fue oído por el mandatario norteamericano.

“Maduro no encontró eco porque fue agresivo, mientras el resto buscaba otros objetivos. Quedó en una posición marginal. El hecho noticioso más importante fue el acercamiento Estados Unidos-Cuba”, analizó el presidente de Diálogo Interamericano, Michael Shifter, quien participó en las mesas de la sociedad civil y empresarios en Panamá.

Shifter consideró que, en cambio: “La oposición al gobierno quedó satisfecha con los resultados. Ganaron más apoyo a su causa. El objetivo de ‘torcerle el brazo’ (a Estados Unidos) no le salió bien; en cambio, Raúl Castro y Barack Obama quedaron muy bien ante el mundo. Maduro quedó aislado; su discurso no logró la resonancia entre los mandatarios, porque el espíritu de la reunión era conciliador y constructivo, y él no encajó. A diferencia de Castro, Maduro enfrentó, fue agresivo y mostró que no confía en Obama”.

La única opción que ve Shifter para que Maduro mejore relaciones con Washington es que respete los derechos humanos y el Estado de Derecho, y libere a presos políticos.
Carlos Luna, director de Estudios Políticos de la UCV, señaló: “Es falso que Maduro triunfó. Esa campaña está dirigida al público interno; es propaganda. Venezuela fue la gran perdedora. Ahora, los ojos del mundo se ciernen sobre la democracia venezolana porque se acabó la cortina de humo. Quedó en evidencia que atraviesa una crisis económica y que, como preámbulo al foro internacional, devaluó su moneda, lo que es visto en el mundo como un cercenamiento de las libertades económicas”.

Luna considera, al igual que Shifter, que “el gran ganador fue Cuba”: “Entró en la Cumbre por la puerta grande, con sus principios en la mano, y con la posibilidad de restablecer relaciones con Estados Unidos y atraer inversión. Entra en el siglo XXI de la mano de Estados Unidos como un régimen que, como el de China, en lo político es socialista, pero en lo económico es liberal. Pero Maduro debió anteponer el interés del país, en lugar de promover un modelo sectario, inviable, que conlleva a la miseria”.

La prensa de Cuba, Granma y Juventud Rebelde, resaltaron el saludo Castro-Obama y no destacaron en sus portadas notas sobre Maduro. Solo en DebateCuba.com aparece un extracto del discurso del venezolano. Raúl Castro Ruz en la cuenta @RaulCastroR resaltó que él fue tendencia mundial en las redes; y obvió a Maduro.

El País de España publicó un análisis de Laura Gil (columnista de El Tiempo, de Bogotá) que concluye: “La Cumbre perdió su sentido de promover la democracia y construir un área de libre comercio. Ahora, las cumbres solo sirven para mostrar la confrontación entre la izquierda y Estados Unidos. Ni la democracia ni el libre comercio nos unen hoy como región”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (64)
No (19)