22 de diciembre de 2017 16:40

América Latina dividida en votación que condena decisión de Estados Unidos sobre Jerusalén

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 8
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 5
Redacción Elcomercio.com
Agencia AFP

Estados Unidos sufrió el jueves, 21 de diciembre del 2017, en la Asamblea General de la ONU una amplia condena a su decisión de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel. De los 193 países que conforman la asamblea, 128 votaron a favor de la resolución. En la votación, América Latina demostró división.

La región tuvo 10 países que apoyaron, ocho abstenciones y dos votos en contra, informó la BBC. 

Las naciones que respaldaron la resolución de la ONU fueron: Bolivia, Brasil, Chile, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Nicaragua, Perú, Uruguay y Venezuela.

Mientras las que se abstuvieron: Argentina, Colombia, El Salvador, Haití, México, Panamá, Paraguay y República Dominicana.

Honduras y Guatemala fueron los países latinoamericanos que votaron en contra. Estados Unidos fue recíproco con el Gobierno de Honduras, el viernes reconoció a Juan Orlando Hernández como presidente de la nación, en unas elecciones muy cuestionadas y que generaron una crisis política interna.

Por su parte el presidente de Guatemala, Jimmy Morales, defendió este viernes el apoyo de su país a Estados Unidos. “Guatemala es pro Israel históricamente. En los 70 años de relación, Israel ha sido nuestro aliado”, afirmó el gobernante en una improvisada rueda de prensa en el Palacio Nacional de la Cultura de la capital.

Pese a su derrota en la asamblea, Washington estimó haber limitado los daños. Nikki Haley, embajadora de Washington ante la ONU, que había prometido “anotar los nombres” de los países que condenaran al suyo, envió por Twitter una nota de agradecimiento a los 65 estados que, según ella, “no cedieron a los métodos irresponsables de la ONU”.


De los 193 países que conforman la asamblea, 128 votaron a favor de la resolución, entre ellos numerosos aliados de Washington, como Francia y Reino Unido.

Nueve votaron en contra, incluidos los propios Estados Unidos e Israel, que dejaron entender que el texto de condena no cambiaría nada en los hechos.

Washington había multiplicado las presiones y amenazas, causando estupefacción en numerosos países.

35 estados, entre ellos México, Canadá, Polonia y Hungría, se abstuvieron, y 21 no tomaron parte en la votación.

Poco antes de la votación, Haley, había reiterado las amenazas financieras a los países que votaran a favor de condenar la decisión de Washington, asegurando que su gobierno “recordará este día”.

El miércoles Trump ya había tomado la delantera, advirtiendo que cortaría el financiamiento estadounidense a aquellos países que apoyaran la resolución presentada por Yemen y Turquía en nombre de los países árabes y musulmanes.

Dos pantallas muestran los resultados obtenidos durante la votación de una resolución crítica en la Asamblea General de la ONU por la decisión de Donald Trump de reconocer Jerusalén como capital israelí. Foto: EFE

Dos pantallas muestran los resultados obtenidos durante la votación de una resolución crítica en la Asamblea General de la ONU por la decisión de Donald Trump de reconocer Jerusalén como capital israelí. Foto: EFE

‘Por un puñado de dólares’

“Está claro que numerosos países dieron prioridad a su relación con Estados Unidos en relación a este vano intento de aislarnos”, se alegró Halley tras el anuncio de los resultados.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, que había anteriormente calificado de “casa de mentiras” a la ONU, también reaccionó “con satisfacción ante el importante número de países que no votaron en favor de la resolución”.

“128 contra nueve, esto es un duro revés para Estados Unidos”, dijo en cambio a la AFP el embajador palestino ante la ONU, Riyad Mansur, al comentar el resultado.

“Esperamos de la administración de Trump que revea esta lamentable decisión, cuya ilegalidad ha sido claramente establecida”, lanzó por su parte el presidente turco Recep Tayyip Erdogan.

Ubicado entre los opositores más virulentos a la resolución estadounidense, a pesar de la alianza entre Washington y Ankara, Erdogan había anteriormente exhortado a la comunidad internacional a no “venderse” por un “puñado de dólares” frente a las amenazas de Trump.

Estados Unidos no oculta su enojo desde una primera votación el lunes en el Consejo de Seguridad.

Esta votación “es un insulto” que “no olvidaremos”, dijo entonces Haley a sus 14 socios del Consejo, incluidos sus aliados europeos, quienes aprobaron por unanimidad la condena a la decisión de Washington.

La resolución finalmente no fue aprobada debido al veto estadounidense, pero la unidad de los otros miembros resonó como un desprecio al Gobierno de Trump.

En la Asamblea General de la ONU ningún país tiene derecho de veto y las resoluciones no son vinculantes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)