14 de April de 2010 00:00

La amenaza de deslaves en la vía Ibarra-San Lorenzo retornó

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Una capa de lodo y piedras, que descendió de la montaña, bloqueó la vía Ibarra-San Lorenzo. Este fue uno de los tres deslaves que se registraron en la noche del lunes último, en la parroquia de Lita, noroccidente de Imbabura.

Las precipitaciones hicieron recordar a Miguel Maya el invierno del año pasado. Resignado, parqueó, a un costado del carretero, el autobús número 29 de la cooperativa Espejo. “Que no sea como el invierno pasado. No hubo paso durante 15 días”.

Sobre la vía
El derrumbe del año pasado  incomunicó a Ibarra y San Lorenzo. Este se registró el 16 de febrero. Remover las toneladas de tierra demandó dos semanas de trabajos continuos.  
En esa misma fecha también se produjeron deslizamientos en la Alóag- Santo Domingo.
La compañía Técnica General  de Construcciones (TGC), a cargo de la rehabilitación de esta carretera, es la encargada de limpiar la vía.

Del autobús descendieron algunos de los 30 pasajeros, que Maya recogió en el cantón San Lorenzo. Se cubrieron la cabeza con sacos y plásticos. Querían comprobar con sus propios ojos la magnitud del deslave.

La lluvia no cesaba hasta la madrugada de ayer. A las20:23 del lunes, varias personas se sacaron los zapatos y cruzaron por un costado de la vía, sorteando el lodo que les llegaba hasta las rodillas.  

En media hora, la fila de vehículos que circulaban con dirección a Ibarra era considerable. En una tienda de Lita, la gente comentaba que en esta localidad los aguaceros son intensos y los deslaves comunes, cada año. 

“El año pasado, a más de la carretera, el invierno destruyó tres casas y dos puentes”, contó Hugo Aguirre, presidente de la Junta Parroquial Lita.

Se refirió al puente de la línea férrea sobre el río Mira. Esa estructura fue arrasada por el agua. “Ese puente tenía aproximadamente 35 metros y aún no ha sido reconstruido”, se quejó.
Unas20 familias que viven en los poblados aledaños a la vía férrea, cerca de Guadual, perdieron su única vía de acceso. Ahora pasan por el caudaloso río.

En la madrugada de ayer, Miguel Maya encendió el motor del autobús, para cargar las baterías. Estaba ansioso por continuar con el viaje. “Si no llego a tiempo a Quito, no me pagan el flete de USD 200”, dijo. 

Un patrullero partió desde Lita  a San Lorenzo, para buscar ayuda. Al poco tiempo llegó un tráiler cargado una pala mecánica. Fue la única máquina que se utilizó para despejar la carretera.  

Hasta el mediodía, el tránsito se restableció. Las autoridades recomendaron a los conductores que circulen con precaución y con preferencia durante el día. La razón: hay varios sitios proclives a los deslizamientos de tierra. Las prefecturas de Imbabura y de Esmeraldas colaboran en el mantenimiento de esta carretera, en el norte del país. 

En los últimos días, las lluvias se han intensificado en la zona de Lita. Carlos Naranjo, del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología, confirmó  que se trata de un fenómeno que afecta al Litoral y norte del país.

También señala que las lluvias continuarán con intensidad. Según las proyecciones, en abril, Ibarra espera 88,7 milímetros de precipitaciones. Pero, hasta el lunes ha llovido 69,3 milímetros.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)