24 de December de 2009 00:00

Todos aman a ‘Leo’ Messi, excepto en Argentina

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Buenos Aires. DPA

En Argentina, un país loco por la pelota, hay un importante sector de hinchas que desprecia a Lionel Messi, designado el mejor futbolista del mundo.  

Y la cosa parece crecer. Poco y nada le importó al Círculo de Periodistas Deportivos que Messi ganara el lunes el premio al mejor jugador del mundo, sólo pocos días después de consagrarse como Balón de Oro y cerrar una temporada con seis títulos.

Un año de éxitos
En 2009,  con el Barcelona de España, el astro argentino ganó todos los torneos que disputó. El último logro fue el Mundial de Clubes que los azul granas consiguieron con gol de ‘Leo’.
Además obtuvo el premio Balón de Oro, que entrega la revista France Football y la FIFA también lo reconoció como el mejor.  

No: el premio al mejor deportista argentino de la temporada fue para el tenista Juan Martín del Potro. “Pero, ¿Leo no es el rey?”, se pregunta  en una columna La Nación, que destaca que “Messi es el mejor del mundo” y que “reina en un deporte que está sellado a fuego en el ADN  nacional”.

Muchos no piensan así en Argentina. Entre el mejor futbolista del mundo y el quinto tenista del planeta, muchos especialistas en deportes optan por premiar al hombre de la raqueta, campeón del US Open y protagonista de una notable temporada, sí, pero con un impacto a escala mundial varias veces inferior al de Messi.

¿No  se le ‘perdona’ a Messi su gol de pecho el sábado en la final del Mundial de Clubes ante Estudiantes de La Plata? Messi juega para el Barcelona, y su obligación (y deseo) es meter goles. Pero no todos lo entienden.

“No digo que no ponga todo por su equipo, pero no hacía falta gritar así el gol ante un equipo argentino”, criticó esta semana a Messi un lector en una carta a Olé.

“Además, hay que tener en cuenta el pésimo momento de nuestro país, donde la gente necesita una alegría”, añadió en sintonía con otro mensaje de un lector: “Cómo gritaste el gol, Messi. ¡Y si te pagan en euros! Espero que en la selección argentina no te olvides de jugar con esas ganitas”.

Los mensajes al diario deportivo revelan la fibra más íntima de un pensamiento que no es marginal en la Argentina de hoy, y en el que todo se mezcla: euros, política, crisis económica, resentimiento, frustraciones, envidias y un Messi que aún no pudo explotar con la camiseta de la desorientada selección mayor.

Aunque parece estar cansándose. “Me jode que digan que no soy argentino”, confesó Messi esta semana, al tiempo que elaboró una teoría que ya circulaba: el hecho de no haber jugado en la Primera de ningún club argentino -llegó a España a los 13 años- lo convierte en un ser ajeno, en un ‘extranjero’ para muchos argentinos. 

El lujo de despreciar a Messi se produce en un contexto curioso: la selección argentina juega tan mal como no lo hacía en años -en los últimos 12 meses perdió seis partidos, algo que no le sucedía desde 1919-,  y el seleccionador nacional tiene que comprarse una entrada para ver a sus jugadores, porque la FIFA lo suspendió. 

La solución, todo indica, estará del 11 de junio al 11 de julio de 2010 en Sudáfrica. Si pese a Maradona la selección argentina logra el milagro -y el milagro será imposible sin un gran Messi-, el exitismo, otra creciente pasión argentina, hará nacer de inmediato a ‘San Leo’.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)