24 de febrero de 2016 00:00

Alumnos de tres colegios han sido sancionados tras protestar

Estudiantes del Colegio Montúfar que la semana pasada fueron retenidos. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

Estudiantes del Colegio Montúfar que la semana pasada fueron retenidos. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 68
Triste 1
Indiferente 2
Sorprendido 1
Contento 44
Mario Alexis González
Redactor  
sociedad@elcomercio.com
(I)

No olvida el 26 de septiembre de 2013. Ese día, Carlos Cantuña juró la bandera en su nuevo colegio: Miguel de Santiago. Debajo de ese uniforme llevaba la camiseta del Central Técnico, institución de la que fue reubicado tras permanecer 38 días detenido por participar en las protestas del 22 de febrero de ese mismo año.

Cantuña, quien actualmente estudia en la Escuela Politécnica Nacional, fue parte de los 12 alumnos mayores de edad detenidos en esa jornada de manifestación. Un supuesto cambio de nombre a la institución motivó la protesta.

Les levantaron cargos por el delito de rebelión, pero posteriormente fueron sobreseídos. Luego debieron cumplir sanciones académicas.

Según detalló el Ministerio de Educación, existe sanción de esa instancia educativa por la gravedad de los actos cometidos por los alumnos.

Puede ir desde la amonestación verbal hasta la desvinculación definitiva del estudiante del colegio. El traslado es considerado como un castigo por una falta grave y fue la que se aplicó a Cantuña y a otros 14 estudiantes.

Él dejó el Central Técnico cuando estaba en el último año de bachillerato. Según el Ministerio, en ese caso, las acciones se definieron de acuerdo al nivel de responsabilidad de cada estudiante en los actos ocurridos el 22 de febrero de 2013, tras una investigación en el establecimiento.

En las protestas del Central Técnico fueron involucrados 98 alumnos. De estos, 72 cumplieron con medidas disciplinarias y el resto fue absuelto. Se registraron enfrentamientos con la Policía.

El lunes pasado, al cumplirse tres años de la protesta y detención a los estudiantes, un grupo de padres de familia y de jóvenes realizó un plantón pacífico en los exteriores del Ministerio, ubicado en el norte de Quito. Ellos consideran que el trato recibido fue “injusto” por parte de las autoridades.

Solo un año después de esas retenciones, en 2014, estudiantes de otros dos colegios emblemáticos de la capital recibieron sanciones académicas tras participar en diferentes manifestaciones.

En septiembre de ese año, alumnos de los colegios Mejía y Juan Pío Montúfar protestaron contra una posible alza de pasajes en el servicio de transporte urbano y también por un posible cierre de la sección nocturna.

De ambas jornadas resultaron retenidos 140 alumnos, 72 del Montúfar y 68 del Mejía.

En esos casos la Junta Distrital de Resolución de Conflictos, unidad encargada de establecer las sanciones, emitió resoluciones para los estudiantes del Colegio Mejía imponiendo acciones educativas disciplinarias de suspensión por 30 días.

Mientras, para los estudiantes del Colegio Montúfar, la Junta emitió 26 resoluciones, de las cuales, 10 imponían la reubicación del establecimiento educativo; y 16 imponían acciones educativas disciplinarias de suspensión por 30 días.

Ahora, luego de las protestas del 15 y 16 de febrero pasado, 23 alumnos del Colegio Montúfar, que reclamaron por la reubicación de 15 docentes (inicialmente eran 16, pero un docente renunció) se enfrentan a una posible sanción académica. Al momento se encuentran suspendidos.

Augusto Espinosa, ministro de Educación, explicó que una Junta Distrital de Resolución de Conflictos será la encargada de definir las sanciones, siguiendo el debido proceso.

Aunque el presidente Rafael Correa, el sábado pasado en su enlace ciudadano señaló: “los mayores de edad serán juzgamos de acuerdo con la ley y los menores de edad terminarán sus clases a distancia”.

Además, nueve inspectores fueron suspendidos por no haber contribuido a evitar que se den las protestas y otros ocho docentes serán trasladados como detalló el Ministerio de Educación. Es decir, en total, 32 personas han sido transferidas o suspendidas en el Colegio Montúfar.

Los maestros deben continuar con su trabajo en los colegios: Consejo Provincial, que funciona en la Quito Sur; Vicente Rocafuerte, en La Ferroviaria; 11 de Marzo, en Chiriyacu; Humanístico Quito, en Chimbacalle; 5 de Junio, en El Recreo. También en el Emilio Uzcátegui, en Chillogallo; Amazonas, en la Villa Flora; Abdón Calderón, en La Recoleta; Miguel de Santiago, en Turubamba; Quito Sur, en La Santiago; y Gonzalo Escudero, en San Bartolo.

Para hoy, los padres de familia, estudiantes y egresados del Colegio Montúfar han anunciado una manifestación nocturna con antorchas.

El punto de encuentro será la puerta principal de la avenida Napo, en el sur de Quito, a partir de las 18:00.

En contexto

Desde el 2013 se realiza un proceso de traslado docente en el país. Hay centros con demasiados profesores y otros donde hacen falta. El cambio de 15 docentes del Montúfar, la semana pasada, desencadenó una protesta violenta que dejó 10 heridos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (11)
No (25)