18 de junio de 2014 15:36

Alianza País presentó su escuela de formación

Rafael Correa en Ciespal. Foto. EL COMERCIO
Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 43
Triste 1
Indiferente 7
Sorprendido 26
Contento 1
Byron Rodríguez Vásconez/Editor

Animados por las palabras de aliento del presidente Rafael Correa, sobre el avance de la Revolución Ciudadana y autocríticas a la gestión del Movimiento Alianza País (AP), más de 300 militantes, asambleístas y autoridades de gobiernos locales, asistieron ayer a una cita para arrancar con la Escuela de Formación Política del movimiento gubernamental.

La reunión comenzó a las 09:00, en el auditorio principal de Ciespal, donde el presidente Correa dio una conferencia magistral sobre el Socialismo del Siglo XXI y los retos que tiene por delante su movimiento con miras a las elecciones del 2017.

Las frases más recurrentes del Jefe de Estado fueron: revolucionar la revolución y renovar la revolución para que el proceso político continúe.

Tales frases arrancaron los aplausos del repleto auditorio, en las plantas baja y alta.

Entre los rostros más visibles de Alianza País asistieron: Gabriela Rivadeneira, presidenta de la Asamblea; Marcela Aguiñaga, vicepresidenta; los asambleístas Virgilio Hernández, Agustín Delgado, Mauro Andino, Gabriel Rivera, Ricardo Patiño; Doris Solís, directora de AP, Fander Falconí, quien trabaja de lleno en la organización de la naciente escuela de formación; Guillaume Long, ministro de Talento Humano, quien también es el director de Relaciones Internacionales de AP; Viviana Bonilla, ministra de la Política; Galo Mora, Paco Velasco, ministro de Cultura; Gustavo Baroja, prefecto de Pichincha; Alexandra Ocles, Luisa Maldonado y otros dirigentes.

Decenas de jóvenes de Pichincha, Cotopaxi, Guayas, Manabí, Morona Santiago, Santa Elena y de otras provincias coparon el auditorio. La mayoría llevaba el folleto ‘Reforma y codificación del régimen orgánico del Movimiento Alianza País”, una especie de ‘Biblia’ que resume los principales lineamientos que salieron de la Convención Nacional de Esmeraldas del 1 de Mayo del 2014.

En el atril de Ciespal, Rafael Correa, quien vestía un terno oscuro, camisa blanca y sin corbata, con vehemencia lanzó sus dardos a la que llamó “izquierda infantil” que se opone a todo. En esa perspectiva cuestionó a la marcha que organiza la Conaie y otros sectores para el 21 de junio en contra de la Ley de Aguas y de la reelección indefinida.

No dejó de pedir más trabajo y organización para enfrentar –en el 2017- a lo que él denominó el avance de la restauración conservadora. El Presidente insistió que Ecuador tiene muchos y valiosos recursos naturales y hay que saberlos aprovechar de una manera justa y equilibrada.

Nombró el caso de El Salvador, país que no tiene muchos recursos naturales y cuya riqueza se halla en manos de los empresarios. Por ello –reconoció- la derecha siempre ha tenido un papel protagónico en ese país.

Correa matizó su discurso al insistir que si bien muchos países de América Latina–embarcados en el Socialismo del Siglo XXI- tienen sus propios procesos, Ecuador busca el buen vivir mediante la redistribución equitativa de la riqueza. El Presidente afirmó que el 5% del territorio del Ecuador es de áreas protegidas, lo que equivaldría al territorio de Costa Rica, gran referente turístico, pero es necesario dotar de personal, carros, e infraestructura para cuidar ese valioso legado natural.

Otra vez la gente aplaudió cuando Correa dijo que no hay peor revolución que una revolución mediocre y por eso es clave construir una base ideológica para una militancia preparada y comprometida con la construcción del Socialismo del Siglo XXI, que profundice el proceso de cambio estructural del país.

Pidió a los jóvenes no caer en las trampas de la burguesía que se opone a la reelección indefinida, “cuando en las anteriores constituciones hubo el derecho de reelegir a todas las autoridades menos al Presidente de la República”.

En el tema económico criticó los modelos de la vieja izquierda y del comunismo radical que se oponían a la propiedad privada, cuando esta es beneficiosa cuando tiene función social.
Correa adelantó una ley para controlar el abuso de la plusvalía territorial. No es justo –explicó- que alguien compré un terreno en USD 1000 y en tres años, cruzado de brazos, le venda al triple.

Al insistir en el buen manejo de los recursos naturales, afirmó que una vez explotados la inversión se traduce en buenas vías, escuelas del milenio, mejores universidades, todo en la perspectiva de cambiar la matriz productiva.

Si bien los militantes pueden ingresar a la escuela de formación, solicitó a los asambleístas que envíen a un asesor para contar con los primeros 100 talentos. Finalmente, tras insistir que la formación de líderes es la columna vertebral del movimiento, expresó que el pueblo en las urnas les dio mayoría en la Asamblea para llevar a cabo la enmienda necesaria para la reelección.

¡Reelección! , fue el grito unánime. Y remató que el pueblo decidirá en las urnas.

Las autocríticas

El asambleísta Agustín Delgado comparó al último revés electoral –en las tres grandes ciudades- del 23F con un partido de fútbol. “Cuando ganamos 3-1 nos confiamos y de pronto llegan los otros goles; hemos ganado muchas elecciones y por ello primó la confianza, pero con la escuela de formación vamos a revitalizarnos”.

La joven Nancy Guamba Díaz, abogada, líder del Colectivo de jóvenes Inti, de izquierda, dijo que apoyan el proceso político porque apunta al buen vivir para todos y la inclusión social. Su grupo lo conforman organizaciones barriales y estudiantiles en Quito. Dijo que apoyaban la reelección de Correa.

Fanny Cuenca, contadora, criticó "el nombramiento a dedo que las autoridades de AP hacían antes". “Esperamos que una vez que camine la escuela de formación, las bases también participen”.

Doris Solís, presidenta de AP, recalcó la buena organización de la escuela, la cual va desde la conformación de mallas curriculares, módulos de conocimiento y formación desde líderes juveniles, parroquiales y cantonales.
A su vez, Fander Falconí hizo un recuento histórico de los viejos partidos políticos que descuidaron la formación de cuadros nuevos y se anquilosaron siempre con las mismas figuras. No olvidó que un tiempo funcionó la escuela de líderes "Manuel Córdova Galarza", en la ID, pero no hubo continuidad.
Además de los seis módulos que tratan, entre otras materias, socialismo clásico y socialismo en el siglo XXI, capitalismo y neoliberalismo, grupos de poder y partidos políticos en Ecuador, el proceso revolucionario en Ecuador y en América Latina, la escuela de AP ha diseñado esta malla curricular en cuatro ejes temáticos: bases del socialismo del buen vivir; movimiento revolucionario y ética revolucionaria; la revolución ciudadana, construcción del socialismo en el siglo XXI; y liderazgo político, actitudes y capacidades.

La reunión concluyó a las 15:00. Antes Guillaume Long dio una charla sobre la contrarrevolución en diversos países, una revisión histórica. Pronto se conocerá el cronograma de tiempos de estudio, ciudades sedes, etc.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)