27 de septiembre de 2016 00:00

Cabildeos por una alianza de centro-izquierda

Enrique Ayala Mora, Lourdes Tibán, Paco Moncayo y Lenin Hurtado estuvieron en Ambato, a fines de agosto. Foto: Glenda Giacometti,  Archivo  / EL COMERCIO

Enrique Ayala Mora, Lourdes Tibán, Paco Moncayo y Lenin Hurtado estuvieron en Ambato, a fines de agosto. Foto: Glenda Giacometti, Archivo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 9
Triste 3
Indiferente 4
Sorprendido 0
Contento 34
Ana María Carvajal

politica@elcomercio.com (I)

La candidatura de Paco Moncayo a la Presidencia de la República por la Izquierda Democrática (ID) podría llenar el espacio vacío en la centro-izquierda.

Según el analista político Santiago Basabe, esa postulación permite al Acuerdo Nacional por el Cambio tener una figura visible fuerte para los comicios. Eso, considera, fue un problema de esa alianza que por ahora tiene dos precandidatos: Lourdes Tibán, por Pachakutik, y Lenin Hurtado, por Unidad Popular.

El inconveniente con ellos, dice Basabe, es que esos nombres podrían pasar factura a la tendencia, por su apoyo al Régimen del presidente Rafael Correa en sus inicios. En cambio, Moncayo ha sido crítico desde un principio.

Si el Acuerdo decide cerrar filas en torno al General en servicio pasivo, las opciones en materia electoral crecerían para la tendencia. Pero Basabe aclara que solo ocurriría si Moncayo elige adecuadamente a las figuras visibles en su campaña. Un binomio con Tibán o Hurtado, en ese caso, resultaría contraproducente.

Agrega que la alternativa estaría en elegir a una mujer costeña, joven e inteligente que pudiera representar el equilibrio regional, tomando en cuenta que Moncayo es quiteño. Este equilibrio también es importante para Geovanni Atarihuana, cabeza de la Unidad Popular, que propuso el nombre de Hurtado.

Él reconoce que el papel de Moncayo podría ser fundamental para tener un contrapeso en las elecciones, porque podría captar el voto de la centro-izquierda, desencantada del Gobierno. Y, si se logra un buen compañero de fórmula de la Costa, también quitar votos a los partidos de centro-derecha.

Para Atarihuana, es vital que el candidato elegido en la tendencia tenga la capacidad de unificarla, con una resolución colectiva sin imposiciones. Y Moncayo “ha sido un baluarte en la construcción del Acuerdo. Su personalidad y valores le dan credenciales para entrar en la discusión”.

Durante esta semana, las principales fuerzas del Acuerdo tomarán decisiones para llegar a la Asamblea General de la alianza, que se realizará este sábado. Hoy, representantes de la Unidad Popular, Pachakutik y la ID hablarán sobre los escenarios electorales, en Quito.

Mañana, en cambio, la Unidad Popular tendrá reunión de su Consejo Nacional. Allí discutirán las alternativas y elaborarán sus propuestas.

En Pachakutik las opiniones están divididas. La subcoordinadora del movimiento, Cecilia Velasque, sostiene que en sus filas hay apertura al diálogo. “Si hay mejores opciones, nosotros no tenemos ningún inconveniente”, dice en referencia a un posible desistimiento de Tibán a la Presidencia.

Pero agrega que esa decisión solo se puede tomar luego de que este jueves se reúna el Consejo Político Nacional del movimiento del arcoíris. Allí se definirá la postura.

Tibán, por su parte, llamó ayer a la unidad en el Acuerdo, en Guayaquil. Dijo que si no existe la posibilidad de conformar un binomio con cualquiera de los tres candidatos presidenciales, Pachakutik se prepara para presentar la candidatura desde el movimiento y enfrentará esta contienda electoral con “capacidad”.

Pero en la Izquierda Democrática no se habla de precandidaturas. Su presidenta Wilma Andrade sostiene que consta en actas del partido que Moncayo es su candidato y espera que alrededor de él se aglutinen las fuerzas políticas que apoyen su figura.

A la pregunta de si el partido naranja forma parte o no del Acuerdo, responde que está abierto y continuará conversando para buscar las opciones para potenciar la candidatura de Paco Moncayo.

Cree que entre todas las organizaciones que le respalden habría “absoluta claridad para dimensionar de forma más amplia su candidatura”.

Pero colocar a Moncayo un color y un número sin recordar que él fue el coordinador del Acuerdo sería un grave error, dice el catedrático Enrique Ayala Mora, quien declinó su precandidatura a la Presidencia por el Acuerdo en favor de la de Moncayo.

Por ello ahora considera importante decirle a la ID: “lo que nosotros estamos planteando es una alianza amplia, no el respaldo a un candidato de un partido. Lo que queremos es que varias organizaciones sociales y políticas se comprometan en este gran esfuerzo de ofrecerle al país una alternativa”.

Ayala Mora señala que renunció porque vio en Moncayo condiciones para unificar al país más allá de un partido e incluso de la tendencia. “Él puede ser un candidato nacional”.

En contexto
El sábado será la asamblea general del Acuerdo Nacional por el Cambio. Allí está previsto que se defina el binomio presidencial. La candidatura de Paco Moncayo entra en la contienda como la carta de la ID, que aún no define si forma parte o no de esa alianza.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (2)