10 de septiembre de 2014 10:00

Los operativos de control al exceso de pasajeros se intensifican en Quito 

Agentes de tránsito de la AMT realizaron un operativo de control al transporte escolar en la Tribuna del Sur, en Quito. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO.

Agentes de tránsito de la AMT realizaron un operativo de control al transporte escolar en la Tribuna del Sur, en Quito. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 3
Sorprendido 14
Contento 0
Redacción  El Comercio.com

La Agencia Metropolitana de Tránsito realizó operativos de control a los transportes escolares. Hoy, miércoles 10 de septiembre, un operativo se inició en la Tribuna del Sur, en el rendondel de la Atahualpa, a las 07:00. 

Los agentes de tránsito paraban los vehículos y contaban el número de personas que estos transportaban.

Conos naranjas se colocaron sobre la calzada. Los uniformados paraban los carros y contaban la cantidad de gente que llevaban. A las 7:40, una buseta con oficinistas paró y los uniformados contaron el número de pasajeros.

La capacidad del vehículo era de 12 personas, pero trasladaba 15. El conductor fue sancionado con una multa por tratarse de un vehículo de servicio privado.

Andrés Reinoso, agente de la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT), indicó que los operativos son permanentes en la ciudad.

El objetivo es revisar que se cumpla con todos los requisitos de la transportación como el uso del cinturón de seguridad, discos pare, botiquín, entre otros.

El uso de cinturón de seguridad para los pasajeros es obligatorio. El nuevo Código Penal sanciona, entre otras cosas, el no uso de este dispositivo.

Hasta las 08:00 se había realizado el control a seis transportes escolares y comerciales. Uno de ellos fue sancionado por exceso de pasajeros. El número de niños superaba la capacidad del automotor. La sanción comprendía nueve puntos menos en la licencia de conducir y un salario básico unificado.

Los otro cinco automotores revisados cumplían con todo lo estipulado por la ley. Ninguno de los conductores opinó sobre el operativo.

En los casos de buses públicos que llevaban pasajeros parados y pegados a las puertas, los gendarmes no sancionaron a los conductores porque en Quito hay una alta demanda de este servicio.

"Si lo hacemos se irían presos todos los conductores", dijo un gendarme. Los agentes coincidieron que en la capital hay un déficit de buses de transporte público.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)