21 de enero de 2015 00:26

Obama recordó en su discurso los disturbios raciales de Ferguson y Nueva York

"Junto a nuestros aliados franceses, dejamos claro que nuestras voces sonarán más alto a quienes creen que pueden amordazar la libertad de expresión con violencia", escribieron Cameron y Obama.  Foto: Michael Reynolds/ EFE

"Junto a nuestros aliados franceses, dejamos claro que nuestras voces sonarán más alto a quienes creen que pueden amordazar la libertad de expresión con violencia", escribieron Cameron y Obama. Foto: Michael Reynolds/ EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia EFE
Washington

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, recordó en un su discurso anual del Estado de la Unión los disturbios raciales en Ferguson (Misuri) y Nueva York tras la muerte de varios negros a manos de policías en circunstancias controvertidas.

"Es posible que veamos de manera distinta los sucesos de Ferguson y Nueva York. Pero seguramente podemos entender a un padre que tiene miedo de que su hijo no pueda caminar hasta su propia casa sin ser acosado. Seguramente podemos entender a la mujer que no puede descansar tranquila hasta que el policía con el que se casó no cruza la puerta de su hogar al final de su turno", dijo Obama.

El 2014, el sexto año en la Casa Blanca del primer presidente negro, fue el del resurgir de la tensión racial en EE.UU., con violentos enfrentamientos entre la Policía y minorías que evocaron los históricos disturbios de los años sesenta.

Desde la muerte el 9 de agosto del joven negro Michael Brown a manos de un agente blanco, la protesta racial se extendió desde la pequeña localidad de Ferguson a más de 170 ciudades de todo el país, con especial intensidad en Nueva York, Washington DC, y Los Ángeles.

La más trágica expresión de ese malestar fue el asesinato a tiros de dos policías neoyorquinos, Wenjian Liu y Rafael Ramos, el 20 de diciembre, por un negro que quería vengar a los ciudadanos negros fallecidos a manos de agentes.

Brown fue asesinado con varios disparos por un agente blanco en circunstancias por esclarecer y cuando iba desarmado, pero un gran jurado decidió que no había pruebas suficientes para imputarlo.

Tampoco hubo cargos contra el policía involucrado en la muerte del también negro Eric Garner, muerto en julio tras ser inmovilizado con una llave ilegal.

Estos dos casos exacerbaron la tensión racial y desencadenaron las mayores movilizaciones conocidas en los últimos tiempos, lo que forzó al Gobierno a situar la discriminación racial por parte de la policía entre las prioridades de su agenda.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)