1 de octubre de 2014 20:30

Abogados tienen tres argumentos a favor de jóvenes detenidos

Los jóvenes recibieron la visita de sus familiares la mañana de ayer en el patio del Centro de Detención Provisional en Quito. Foto: EL COMERCIO

Los jóvenes recibieron la visita de sus familiares la mañana de ayer en el patio del Centro de Detención Provisional en Quito. Foto: EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 21
Triste 4
Indiferente 1
Sorprendido 13
Contento 0
Diego Bravo.  Redactor

Desde el monte ubicado detrás del Centro de Detención Provisional (CDP) en San Roque, Centro Histórico de Quito, se observaba a los alumnos procesados por las marchas del 18 de septiembre pasado. Ellos conversaban con sus parientes en el patio de ese viejo edificio.

La mañana de ayer se realizaron las visitas, pero solo dos personas podían ver a cada joven. Quienes no pudieron hacerlo, subieron a la montaña para saludarlos. “¡David, estamos contigo! ¡Te queremos!”, gritaba Carmen Ayala, tía de un estudiante. En el patio, un chico la saludaba y movía el brazo.
Había preocupación en el ambiente. Los familiares comentaban que hoy, a las 07:30, es la audiencia de juzgamiento por los hechos registrados durante las manifestaciones.

Con ansiedad, ellos trataban de comunicarse telefónicamente con sus abogados para conocer cómo van a defender a los estudiantes. Dijeron que estarán temprano para la diligencia y rezarán la noche.

Por este caso son procesadas 60 personas. De ellas, 53 están detenidas en el CDP a la espera de la audiencia de hoy. La Fiscalía los investiga por supuestos daños a bienes ajenos, que el Código Penal lo sanciona con hasta tres años de cárcel.

Los abogados se reunieron por la tarde en el Colegio de Abogados de Pichincha. José Alomía, presidente de esa entidad, señaló que allí se definieron tres argumentos jurídicos para la defensa de hoy. Según los abogados, estos son: maltrato a los alumnos, detenciones dentro del colegio y no se ha determinado el grado de responsabilidad en los daños ocurridos en las protestas.

Los abogados tienen en su poder informes médicos que supuestamente certificarían que los chicos fueron víctimas de agresiones. La ministra de Justicia, Ledy Zúñiga, desmintió estas aseveraciones e hizo referencia a los exámenes realizados por la Cruz Roja. “Se demuestra que las denuncias de tortura no tienen fundamento”.

El Ministerio del Interior también negó que agentes torturaron jóvenes en las marchas.

Zúñiga incluso mostró una bitácora con el registro de visitas realizadas por los padres de los alumnos. “53 jóvenes detenidos desmintieron haber sido víctimas de tortura y tratos crueles en CDP de Quito”, escribió en su cuenta de Twitter.

La tarde de ayer, la Cruz Roja emitió un comunicado. Allí recordó que por pedido de dos abogados de los arrestados ingresaron al CDP el 24 y 25 de septiembre para realizar los chequeos médicos. Pero dice que los informes entregados ese 25 son confidenciales y pidió que se “proteja” ese estatus, “para proteger la vida y dignidad de las personas”.

Según las autoridades, los jóvenes han recibido alimentación, una frazada y sandalias. Los horarios de visitas se realizan de 08:00 a 12:00.

Así ocurrió ayer hasta el mediodía. Los familiares llevaban bolsas con frutas, embutidos y bebidas para entregárselas a los chicos. Se impidió el ingreso de latas de atún porque las normas internas del centro de detención no lo permiten.

En la puerta del Centro de Detención Provisional, un guía penitenciario tomaba los datos de los parientes y les permitía pasar. Al frente del uniformado se encontraba Hernán Beltrán, padre de un joven apresado, quien no quiso verlo porque “tiene fobia” a los sitios de encierro. El hombre lamentaba que su hijo perderá el año por lo que se encuentra apresado.

Otras madres lloraban por los detenidos. Una mujer subió al monte para saludar a su hijo, pero no lo vio.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)