9 de December de 2009 00:00

90 niños intercambiaron conocimientos

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Ibarra

Este instrumento que sostengo, dice Fabián Cancán, se llama Taptana y la usaban nuestros antepasados para sumar y restar. El diálogo se desarrolla en medio de la I Feria de Educación Intercultural Bilingüe que durante este mes se realizará en tres ciudades imbabureñas: Ibarra, Otavalo y Cotacachi.

Los niños usan algunos  productos que ya se han perdido
Cecilia Farinango
Dirección Provincial InterculturalNoventa niños y niñas indígenas de  10 centros educativos de La Esperanza, Angochagua y Mariano Acosta, en el cantón Ibarra, expusieron, el viernes 4,  sus saberes en la plaza Francisco Calderón. Cientos de personas acudieron a ese céntrico lugar de Ibarra para observarlos. Cancán es profesor de la escuela Oswaldo Chiriboga de Las Cochas, en la parroquia Angochagua. La Taptana la utilizaban los cañaris para cifrar sus cosechas y los productos que comercializaban.

“En la actualidad la utilizamos en las escuelas interculturales para ejecutar las cuatro operaciones básicas: suma, resta, multiplicación y división. La Taptana se elabora de madera y usamos granos locales (maíz, fréjol, quinua y arveja) para representar las unidades, decenas, centenas y los miles”, explica Cancán.

En las cinco carpas blancas levantadas en la plaza, los estudiantes, profesores y padres de familia exponen los proyectos educativos, materiales lúdicos y comidas tradicionales para adentrar a los visitantes en la cultura andina.

Cecilia Farinango, titular de la Dirección Provincial Intercultural Bilingüe de Imbabura, explica que estas ferias tienen una misión intercultural. “Los niños exhiben lo que aprenden en Ciencias Sociales y Naturales, Español y Matemáticas con la ayuda de instrumentos y objetos de nuestros ancestros. También muestran los alimentos de antaño como los dulces de sambo, quinua y las tortillas de tiesto. Una opción rica y nutritiva que se ha perdido en la cultura mestiza”, recalca.

Las tortillas de maíz cocidas en tiestos de barro calentados en carbón atraen a los comensales, mientras observan a los niños en sus estantes. Uno de ellos es Francisco Otavalo, organizador del evento.  “Esta tortilla con dulce de sambo es muy nutritiva. El sambo es un vegetal que beneficia al páncreas, desintoxica el organismo y refuerza el sistema inmunológico”, asegura.

Las próximas ferias interculturales se realizarán en Otavalo y Cotacachi. En esos cantones se espera una participación masiva de los estudiantes de los centros educativos y de los alcaldes indígenas Alberto Anrango y Mario Conejo. En Imbabura hay 115 centros educativos bilingües. El 11, la feria se inaugurará en Otavalo y el 18 en Cotacachi. USD 2 000 cuesta la organización de este evento en las tres urbes.

Al mediodía la feria  llega a su fin. Los niños y sus padres comienzan a empacar todo. Fabián Cancán también se marcha, pero espera volver el próximo año. “Esta ferias ayudan a visibilizar a la educación intercultural bilingüe y a los miles de niños que dependen de esta enseñanza en sus comunas marginadas”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)