13 de April de 2010 00:00

800 campesinos piden un lote en la Reserva Arenillas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Machala

Un grupo de campesinos del sur del país insiste en que se le entregue tierras en la Reserva Ecológica Arenillas, para hacerlas producir.

800 comuneros del sur de El Oro, agrupados en la Asociación de Campesinos Sin Tierra, están tras la adjudicación de 5 000 hectáreas de la reserva.
Dumas Castillo, presidente del gremio, dijo que esas tierras están improductivas. “Eso, mientras los campesinos no tenemos espacio para sembrar”. 

Los comuneros provienen, en su mayoría, del cantón Arenillas, jurisdicción limítrofe con el Perú. En ese cantón funciona la primera etapa del proyecto múltiple de riego Tahuín, el mayor de la provincia, en la actualidad. 

Los campesinos volvieron a reclamar, el lunes de la semana pasada, aprovechando la visita del presidente Rafael Correa  a la fronteriza Huaquillas.

El área en disputa fue  una área militar hasta el 2001. Su ubicación estratégica se usó para la defensa del territorio ecuatoriano, durante los conflictos bélicos con el Perú.  La reserva fue reconocida como ecológica en junio del 2001,  y desde entonces pasó a formar parte del Sistema Nacional de Áreas Protegidas.

La custodia de la reserva, cuya área es de 17 080 hectáreas, fue confiada al Ejército. En 1994, unas 6 000 ha ya fueron entregadas para actividades agrícolas a campesinos de la zona.

Los militares realizan actividades y prácticas de entrenamiento en la mayor parte del área ecológica. El grupo de empresas del Ejército posee un predio camaronero en el extremo norte del área, frente al archipiélago de Jambelí.

El capitán Eugenio Espinoza, custodio de la reserva, dijo que el sector es patrullado constantemente para evitar invasiones. “Los vecinos del área tratan de ganar espacio en este lugar”.

Solo 14 ha de la reserva se utilizan para programas de educación ambiental. El resto está considerado como una zona de uso especial militar. Según el oficial, en la reserva también se vigila que por allí no se realice  el contrabando de combustibles hacia las poblaciones de Perú.

La zona se caracteriza por ser un bosque seco tropical.  La bióloga Mireya Pozo, del área de Biodiversidad y Áreas Protegidas del Ministerio del Ambiente, indicó que la reserva tiene uno de los remanentes más importantes de vegetación xerofítica (plantas adaptadas a ambientes áridos o secos) de la Costa ecuatoriana. Son plantas que pueden sobrevivir con ausencia de agua. 

Sobre el pedido de los campesinos, la  bióloga fue enfática.  “El Ministerio del Ambiente siempre ha dicho que no se puede desmembrar un área protegida. Esas tierras son los últimos bosques secos que tenemos en el sur del país”.

En la frontera

Los agricultores afirman que tienen proyectos productivos sustentables para evitar la deforestación de las tierras de la reserva. En la zona se cultivan productos de ciclo corto.

El ingreso a  la reserva está restringido. Barricadas ubicadas en los accesos principales del área protegida impide el paso  de personal civil. Las visitas  son programadas con anticipación.

En el interior de la reserva existe un campo de tiro, que el Ejército utiliza para las prácticas de los soldados. El acceso al sitio también está restringido.

En fauna  existen 123 especies, de las cuales 55  son  endémicas. Entre ellas, garrapateros, loros, lechuzas, pájaros carpinteros, ardillas, zorros, cuchuchos, venados, pavas del monte y otros.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)