24 de December de 2009 00:00

560 niños fueron agasajados en Toctiuco

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción  Sociedad

El patio central de la escuela Juan Montalvo, en el sector de Toctiuco en Quito, se matizó de colores.
 
Los 560 alumnos dejaron el rojo y azul de sus uniformes por los multicolores de las  vestiduras de ángeles, pastores,  gitanas...
 
Ayer ellos fueron agasajados por sus  maestros y padres de familia. La jornada empezó a las 07:30 con el tradicional pase del Niño, luego los pequeños  disfrutaron de  títeres, teatro y bailes.

El candente sol no desmayó los ánimos de  los niños y niñas.  Nicole Chicaiza, ataviada de Rey Mago, no dejaba de aplaudir y bailar, a pesar que se despertó más temprano que de costumbre. Nicol, de 9  años,  contó que se vistió en la escuela porque su madre se olvidó su traje en casa de una tía. “Me desperté a  las 06:00”.
 
Klever Maigua, de 12 años, estuvo  vestido de pastor. El cree que la Navidad es un momento de unión no solo con la familia  sino con los compañeros y maestros de la escuela. “Es una época de amor”. Dayana Manceno, de 11 años, quiso representar  a una pastora pero con un traje autóctono, por eso se vistió de otavaleña. Para ella, en  Navidad  “  las familias y los padres deben  reconciliarse”.

Los padres de familia fueron los más entusiastas en la fiesta de sus hijos. 34 padres y madres de los dos terceros de básica ensayaron por tres sábados una danza tradicional. Ayer
la  pusieron en escena vestidos de cayambeños.  Sus hijos fueron los que más les aplaudieron. Laura Simbaña,  una madre promotora, dijo que la iniciativa nació para que los  niños se diviertan. Sus  hijas Laura y Jessica se sintieron alegres al ver a su  madre.

Los niños del cuarto de básica entonaron villancicos al son de panderetas. Carlos Chulca  y Tania Chicaiza, de 11 años, opinaron que la Navidad es para que las familias se unan y compartan. Esta es una oportunidad.

Carlos Paredes, director de la escuela, indicó que cada año se repite el agasajo con una sola perspectiva, fortalecer los valores en padres y niños.    Además,  de esta forma se contribuye  para que los alumnos de la escuela puedan tener un festejo navideño, puesto que el  70%    de ellos vienen de hogares de bajos recursos económicos. “A nosotros nos ayudan porque a veces no tenemos para darles un juguete y con una funda de caramelos  ya se contentan”, señaló María Ortega, madre de Kevin López,  estudiante del plantel  
  
El Instituto de la Niñez y la Familia (Infa) donó las fundas de caramelos  que los   pequeños llevaron como regalos de Navidad a sus casas.  El apoyo  fue parte de la campaña Rayuela Social.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)