7 de January de 2010 00:00

7 400 personas cosechan sin productos químicos

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Quito
quito@elcomercio.com

La Empresa de Desarrollo Económico de Quito (ConQuito) impulsa, desde 2004, el proyecto de agricultura urbana,  Agrupar. El plan consiste en motivar a organizaciones barriales y a familias, con problemas sociales, al cultivo orgánico de hortalizas, legumbres y a la crianza de cuyes.
 
En este proyecto están registrados, según ConQuito, 89 huertos demostrativos, 406 familiares, 19 escolares, 19 con Organizaciones no Gubernamentales y 100 microinvernaderos. ConQuito también cuenta con una granja demostrativa en sus instalaciones ubicadas en la avenida  Maldonado, en el sur.



Los cursos y las ferias
La capacitación  tiene un costo simbólico de USD 0,50 por persona. Luego de los cursos hay técnicos que hacen seguimiento.
Los  grupos  barriales  que deseen integrar el proyecto pueden consultar en el tercer piso de ConQuito o llamar al 398 9000.
Los días  de feria   son los sábados y domingos. En el Centro Educativo Fe y Alegría, en el sur, es de lunes a viernes. 
Hay exposiciones donde se comercializa tomates, lechugas, brócoli, nabos chinos, pimientos, rábano y otras verduras.

Alexandra Rodríguez, responsable del proyecto Agrupar, explicó que se han capacitado, en 2009,  a 754 mujeres, 288 hombres y 447 niños; en total, el año pasado, integraron a este proyecto  1 481 personas.

Asimismo, según los resultados  del plan, han participado 7 400 personas de distintas zonas del Distrito y la producción ecológica ha tenido 48 000 destinatarios. Existen 618 puntos donde se ejecutan proyectos microagrícolas. 

Rodríguez aseguró que la tarea de los 14 técnicos ha sido fundamental para trabajar con las familias. “Según los resultados, hay familias que consumen su propia producción y se han ahorrado USD 35 mensuales. En los terrenos más grandes hubo ganancias hasta de USD  65 al mes”.  

Los huertos orgánicos están ubicados en Calderón, Tumbaco, Pomasqui y en diferentes barrios de la urbe, como  en el sector de Quitumbe, en el sur.
Ruth Andrade, vecina de la zona, contó que en su terreno de 135 metros cuadrados sembraron hortalizas para fomentar la buena alimentación de su familia y ahorrar un poco de dinero.  “Los alimentos son más saludables. Tienen valor nutritivo. No tienen preservantes ni químicos”.

 Otra de las ventajas, según las personas que integran el plan, es que en una parcela pequeña de cinco metros se puede cosechar hasta 40 libras de arveja. La cosecha se puede utilizar en el consumo familiar o para la venta.

La iniciativa, además, ha mejorado la economía de las familias. Ese fue el caso Bertha Sarango. Esta moradora de Colinas del Norte,  de 56 años, dijo que en su terreno de 800 m² cosecha 56 productos entre legumbres, hortalizas...

La cosecha se comercializa en las  ferias que organiza ConQuito regularmente. Dieciocho vecinos de Sarango que viven en  el sector   también integran la iniciativa.

Entre los requisitos para entrar en este proyecto está integrar un grupo de ocho personas para iniciar el proceso de capacitación. Cada organización  debe contar con terreno que tenga abastecimiento de agua y que esté cerca a la vivienda de los participantes.

Eso facilitará la implementación del huerto de capacitación. Los participantes deberán definir un horario de capacitación de dos horas a la semana durante ocho o 10 semanas. Se puede encontrar información en la página electrónica www.conquito.org.ec.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)