17 de November de 2009 00:00

14 obras para reinventar la libertad

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Cultura
cultura@elcomercio.com

Cuando los países de Sudamérica celebran,  con alegría y fervor, sus Bicentenarios, ¿qué celebran  exactamente?, ¿una fecha decisiva?, ¿el fin de una  época?, ¿el principio de otra?, ¿el fin del pasado y la clave del presente?

¿Qué se ha sacado en limpio de estos largos 200  años? Una manera interesante de buscar respuestas es recorrer la muestra ‘Menos tiempo que lugar’, que está abierta en el Centro de Arte Contemporáneo de Quito (antiguo Hospital Militar).

El enigmático título viene de un no menos misterioso verso del poeta  Mario Benedetti, que dice:  “Hay menos tiempo que lugar/ no obstante/   hay lugares que duran un minuto/  y para cierto tiempo no hay  lugar”.

En esta propuesta se vertebra ese  cruce complejo de espacios  y tiempos que es América Latina, y, claro, su compleja  historia.  

Esta exposición de arte contemporáneo fue curada por el alemán Alfons Hug, quien, además, es el director del Instituto  Goethe, de Río de Janeiro.

La provocación conceptual que Hug armó para la convocatoria es sencilla: explorar la independencia a través de los ecos que ese proceso tiene en la realidad actual de la región. Se trataba  de  jugar a representar aquel proceso mediante  los  recursos del arte contemporáneo.

La invitación se extendió a 14 artistas de América Latina  y Europa cuya obra anterior, dijo  Hug, resultaba  interesante para la temática.  Con ellos el curador  habló, entre otros temas, de la muy famosa, y muy triste,  Carta de Jamaica, escrita por Simón  Bolívar en la temprana   fecha de 1815. A partir de ahí, de la constatación de ese  fracaso, se produjo  una colección de obras en formatos como  el video, la fotografía,  la pintura, la instalación y el perfomance. Todas trabajaron bajo comisión  directa de Hug y de su asistente curatorial, la  chilena Paz Guevara.

Pablo Cardoso, uno de los artistas seleccionados,  recuerda esa conversación como “una indagación en el proceso, contradictorio y lleno de incertidumbres de la Independencia”.  En su caso le llevó a una  pregunta más remota: “Quise saber dónde o cuándo había empezado todo. Y me topé con  el proceso de Haití, el  primer país   conformado por esclavos”.

A más de Cardoso participan: Narda Alvarado (Bolivia), Alexander Apóstol (Venezuela), Claudia Aravena (Chile), Leticia El Halli Obeid (Argentina), Christine de la Garenne (Alemania), Fernando Gutiérrez (Perú), Juan Fernando Herrán (Colombia), Agata Madejska (Polonia), Bjørn Melhus (Noruega), Martín Sastre (Uruguay), Roland Stratmann (Alemania), y  Mariana Vassileva (Bulgaria).

En  la exposición de Quito también se ha montado un acto performático,  creado por el  dramaturgo Peky Andino Moscoso.

El Instituto Goethe piensa llevar  la   muestra a todos los países de América Latina  luego de su presentación oficial, que será en  el Palais de Glace, de Buenos Aires, en marzo de 2010.

La mayoría de los trabajos son videos que se identifican por una  visión  irónica y desacralizada de la historia. La difícil realidad latinoamericana  es retratada con ingenio e ironía  pues, como dice Hug, “si para los políticos y los científicos el fracaso puede ser algo fatal, los artistas siempre encuentran la forma de transformar la experiencia dolorosa en una nueva esperanza”.

Los ejemplos

El colombiano  Juan Fernando Herrán  elabora una serie fotográfica de casas  y escalinatas, dispuestas en las formas más inverosímiles,   de Medellín.

Leticia  El  Halli, de Argentina,  elabora una transcripción de la Carta de Jamaica subida en un tren que atraviesa zonas empobrecidas de su país.

Fernando  Gutiérrez  quiso volver a escribir la historia de  Chile y Perú.  Ubicó al descendiente de un general del s.  XIX  y con él  realizó  performances por la Costa de Perú.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)