"La finalidad es darles felicidad a los perros para que sean mejores seres". Ese es el estatuto con el que Roberto Sierro, un 'domador' ecuatoriano de perros, cultiva mediante el amor y la paciencia, la disciplina a los caninos.