Una investigación dirigida por científicos españoles ha revelado que los teléfonos celulares Android monitorizan al usuario sin que él lo sepa y acceden a sus datos personales de forma masiva a través de un gran número de aplicaciones preinstaladas.