Hinchas de vitrina y paso gritaron los goles de la Tri

A las 17:00 empezó el partido de la Selección ecuatoriana contra Honduras. El tráfico de Quito estaba estancado. Se hizo imposible -para muchos- llegar al punto de encuentro para disfrutar del cotejo. La opción de dejar el auto y caminar aleja a los peatones de la habilidad de escuchar las primeras jugadas. Para quienes no tuvieron más opción que recorrer las calles a pie el fútbol estaba por todas las pantallas posibles. En la Av. Orellana los televisores de los almacenes Eljuri transmitieron todo el partido. Algunas personas entraban y salían del local, mientras otras hacían tiempo hasta que el tráfico ceda un poco. Pasados 10 minutos de juego las calles eran distintas. Casi no se veían autos y existían pocos peatones. Al llegar a la Av. 10 de Agosto el panorama cambió un poco. Los transeúntes se movían con prisa, tratando de llegar algún lugar que los reciba cómodamente para ver el partido. Pero de a poco se agruparon personas a lo largo de la calle. Todas atentas a los televisores