Falleció Teresa Minuche, primera candidata a Vicepre…
El presidente Guillermo Lasso compromete la construc…
El exalcalde Jaime Nebot se excusa de asistir a la s…
Turismo sostenible de ballenas
El profesional de la construcción José Crespo Toral …
La campaña ‘Usa la mascarilla por ti y por los tuyos…
Autoridades, familiares y amigos asisten al velatori…
Gobierno anuncia que entre el 2 y 31 de agosto de 20…

El vino nuevo requiere de odores nuevos

Estamos estrenado un nuevo Gobierno cuyo desempeño eficiente, ético y moral dependerá del acatamiento al nuevo Código de Ética que expedirá el señor Presidente de la República. Con este evento es oportuno recordar una parábola del Señor Jesucristo respecto al efecto que produce guardar vino nuevo en odres viejos, ya que el fermento del vino nuevo hace que revienten los odres viejos que estaban hechos de piel de cabras, y como consecuencia se pierda el odre y el vino; para evitar aquello el vino nuevo tenía que almacenarse en odres nuevos. Aplicando la parábola entendemos que el Código de Ética podrá funcionar si existen servidores públicos que no estén contaminados como la burocracia actual que aprendió todas las mañas y defecto del correísmo; para ejemplo me referiré a las burocracias de la Coordinación Administrativa Financiera del Ministerio de Defensa Nacional y de las Direcciones Administrativas Financieras del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas y de las Fuerzas Terrestre, Naval y Aérea, quienes en contubernio con sus similares del Ministerio de Trabajo, se han empeñado en obstaculizar el pago de la compensación por desvinculación laboral forzada, que asigna el Art. 129 de la Ley Orgánica de Servicio Público, para quienes han cumplido 70 años de edad y acreditan aportaciones y tiempo de servicio para acogerse a la jubilación del IESS.

Esta corrupción la vienen manteniendo a partir del año 2011 en que la Procuraduría General del Estado emitiera, por dos ocasiones, dictámenes favorables para que se pague dicha compensación a los militares en servicio pasivo que luego de su carrera militar retornaron a prestar servicios en la institución en calidad de servidores públicos.

Desde el Ministerio de Defensa Nacional incluso recurrieron a una consulta a Alexis Mera para que se pronunciara en perjuicio de los militares en servicio pasivo, contrariando de esta manera la estabilidad laboral que garantiza la Constitución y la Ley Orgánica de la Procuraduría General del Estado. Desde entonces y hasta la fecha las burocracias de los Ministerios de Defensa y del Trabajo han construido un círculo vicioso con dilatorias descaradas para impedir que se ejecuten los dictámenes vinculantes y de cumplimiento inmediato de Procuraduría General del Estado, perjudicando exclusivamente a servidores públicos que fueron militares en servicio pasivo. Pero como dijo Facundo Cabral, no es culpa del cerdo ser gordo, es culpa del que lo alimenta, todo esto fue posible porque los Ministros de Defensa y de Trabajo no corrigieron oportunamente tales corruptelas, así como tampoco lo hicieron los jefes directos de esos burócratas. Aspiramos que las nuevas autoridades hagan cumplir la Constitución y la Ley, ejecutando los pronunciamientos de la Procuraduría General de Estado sin perjuicio de las correspondientes responsabilidades administrativas y disciplinarias en contra de estos malos funcionarios; caso contrario, al igual que el vino de la parábola, el nuevo Código de Ética se convertirá en letra muerta y los burócratas correístas continuarán con sus prácticas despreciables para descrédito de los titulares de las instituciones involucradas y del actual Gobierno.