Las marchas en Colombia contra el Gobierno de Duque …
Menos pinchazos para los diabéticos
Reformas plantean nuevos requisitos para tener licencia
La diversidad genética de la guayusa de la Amazonía …
La medida que frena deterioro del historial creditic…
En 7 hospitales hay menos pacientes en emergencias
Katy Bravo: ‘Los sueños que tenía mi hija se truncar…
Lasso profundizará la agenda de apertura

Yaya Carnaval y Mama Shalva recibieron un traje originario

Luis Terán y Pacha Guillín recibieron los trajes de la cultura Puruhá en una ceremonia andina especial. Foto: Cristina Márquez/ EL COMERCIO.

Luis Terán y Pacha Guillín recibieron los trajes de la cultura Puruhá en una ceremonia andina especial. Foto: Cristina Márquez/ EL COMERCIO.

Luis Terán y Pacha Guillín recibieron los trajes de la cultura Puruhá en una ceremonia andina especial. Foto: Cristina Márquez/ EL COMERCIO.

Luis Terán y Pacha Guillín se oficializaron como autoridades para las fiestas del Pakwar Raymi en una ceremonia especial que se realizó al amanecer del domingo, en San Juan, una parroquia situada a 40 minutos de Riobamba, en Chimborazo.

Ellos fueron designados como Yaya Carnaval y Mama Shalva, dos personajes que, según la cosmovisión andina, lideran los festejos durante la temporada de Pawkar Raymi, y se consideran autoridades simbólicas que trabajan para que las fiestas se realicen en armonía y participen todos.

“Queremos invitar a la gente de casa en casa, llevando música y alegría como se hacía en los tiempos antiguos”, dijo Luis Terán, el Yaya Carnaval.

Él es oriundo de Imbabura y vive en Riobamba desde hace 25 años. Llegó a la ciudad para trabajar con el exobispo Leonidas Proaño, y desde entonces ha trabajado con niños y adolescentes en situación vulnerable, además es un activista por los derechos infantiles.

Su compañera, durante las fiestas de Carnaval, es Pacha Guillín, la Mama Shalva de este año. Sus funciones son apoyar al Yaya Carnaval en sus esfuerzos por guiar a la gente para que las celebraciones sean incluyentes e integren a los pueblos mestizo e indígena.

A sus 26 años, Pacha es una de las representantes musicales más importantes de Chimborazo. Ella llevó la música kichwa de la nación Puruhá a escenarios de varias ciudades del mundo, además es un referente de la moda originaria para las jóvenes indígenas.

Ambos personajes fueron seleccionados por el Comité de los Carnavales por la Vida, que está integrado por hombres y mujeres que fueron los personajes de Carnaval en años pasados. Ellos eligen a los nuevos representantes de acuerdo con sus méritos personales y los esfuerzos que han hecho por las comunidades.

“Elegimos un hombre y una mujer porque representan la dualidad que gobierna el cosmos y hace posible la vida, y siempre elegimos a alguien del pueblo mestizo y a alguien del sector indígena, porque representan la interculturalidad y la unión de los pueblos”, dijo Patricia Herrera.

La ceremonia de investidura es uno de los momentos más importantes del Pawkar Raymi. Los personajes reciben un baño de purificación y los trajes originarios.

“Los nuevos líderes de la comunidad se invisten con la ropa que nos representa, la asumen como propia y lo hacen con respeto por nuestra cultura y tradiciones, no se disfrazan”, explicó Manuel Pomaquero, el yachak que presidió la ceremonia.

El ritual se realizó en la vertiente de agua que lleva el nombre de Taita Andrés, situada en la comunidad Shobolpamba. Allí hubo un baño de purificación y luego una ceremonia de cambio de mando.

Luis y Pacha recibieron de manos de los personajes del año pasado la ropa originaria y el bastón de mando.

Pierrick Van Dorpe, Yaya Carnaval del 2018, entregó el traje que usará Luis Terán durante las festividades. Un zamarro de piel de alpaca, un pantalón blanco, una camisa bordada, un poncho rojo tejido con lana de borrego, instrumentos musicales y otros accesorios forman parte de la vestimenta originaria.

Mirtha Costales, Mama Shalva del 2018, también entregó la ropa originaria a Pacha Guillín. Su traje incluía un camisón blanco bordado con hilos de colores, un anaco negro, una bayeta fucsia, un sombrero de lana de borrego, una washca roja, zapatos, chumbis (fajas) y otros accesorios.