El delito del robo de vehículos se incrementó 20% en 2021
Castro asume la presidencia acompañada de su esposo Zelaya
Iván Saquicela: ‘Que vuelva una Corte Suprema de Jus…
11 245 becarios esperan acogerse a planes de pago
Padres, hijos, hermanos y amigos, unidos por la música
Denuncian ‘pasos tangibles’ de Maduro pa…
Más de USD 2 millones para preservar el Corredor Mar…
Siniestro de tránsito en carretera de Loja dejó un fallecido

Una vitrina para el mundo animal se exhibe en el Museo Casa del Alabado

En la muestra hay aves, búhos y perros de distintas culturas precolombinas. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO.

En la muestra hay aves, búhos y perros de distintas culturas precolombinas. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO.

En la muestra hay aves, búhos y perros de distintas culturas precolombinas. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO.

En el mundo precolombino las conexiones entre ser humano y naturaleza fueron trascendentales para la vida social, simbólica y espiritual de culturas como la Pasto, Valdivia, Manteña o Chorrera.

Estos lazos son visibles en las piezas que forman parte de ‘Animales y el Mundo Precolombino’, la exposición que se abrió el sábado 6 de julio del 2019, en el Museo Casa del Alabado.

La muestra está dividida en dos salas. Una dedicada al mundo diurno donde se pueden ver monos, caninos, cérvidos, insectos y artrópodos, moluscos y peces, y aves, y otra al mundo nocturno donde hay búhos, felinos, ranas y sapos, caimanes, murciélagos y serpientes.

Los monos, por ejemplo, aparecen en compoteras, botellas, morteros, sellos y objetos sonoros. Una de las piezas más atractivas tiene la figura de este animal que fue hecha en mármol. A criterio de María Patricia Ordóñez, curadora de la muestra, el material y el tamaño de esta pieza da cuenta de la importancia que los monos tenían en el pasado.

En la exhibición también se destacan dos botellas-silbato de culturas de la Costa ecuatoriana, que representan a dos especies de perro doméstico que habitaron en el país. En una de estas piezas, el perro tiene un signo importante de domesticación: un collar y colgante alrededor de su cuello.

Piezas como las botellas-silbato, donde también aparecen imágenes de aves y de búhos, dan cuenta de que para las culturas precolombinas no solo era necesario replicar la imagen de un animal sino entrar en comunión a través de la imitación de sus sonidos.

El jaguar fue uno de los animales más sagrados para estas culturas y por eso en la muestra se incluyó una pieza de la cultura Tolita, donde aparece una panthera onca con las garras extendidas y la lengua afuera, un objeto que fue utilizado para los rituales chamánicos.

Suplementos digitales