11 de marzo de 2020 00:00

‘La Venadita’ vuelve en un formato inclusivo y sensorial

La obra es un homenaje a la memoria y a las tradiciones de las abuelas y abuelos que viven en los Andes. Foto: cortesía del Patio de Comedias

La obra es un homenaje a la memoria y a las tradiciones de las abuelas y abuelos que viven en los Andes. Foto: cortesía del Patio de Comedias

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Redacción Tendencias
(F-Contenido intercultural)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Montar una obra pensando en el acceso para personas con algún tipo de discapacidad física se está convirtiendo, de a poco, en una constante en la escena quiteña. Al show para personas sordas que Guardarraya presentó el año pasado, en el Teatro México, se suma una versión de ‘La Venadita’, con accesibilidad universal, que se presentará, desde esta semana, en el Patio de Comedias.

Entre las novedades que tendrá la obra, que Juana Guarderas interpreta desde el 2013, está el acceso para personas con discapacidad auditiva a sonido amplificado, proyecciones con subtítulos, un intérprete de lengua de señas y un bucle magnético para usuarios de audífono o implante coclear.

A las personas con discapacidad visual se les entregará un programa de mano en braille y macrocarácter y tendrán acceso a audiodescripción y a una visita táctil. Por su parte, las personas con discapacidad psicosocial tendrán un programa de lectura fácil, pictogramas y audio explicaciones y las personas con discapacidad física un acompañamiento personal.

La historia de ‘La Venadita’ comenzó a finales de los años 90, cuando Susana Pautasso decidió montar una obra sobre la vida de María Plácida Rodríguez. Ella era una partera y curandera que vivió a los pies del Ilaló (valle de Los Chillos). Su historia fue parte de una investigación de Dora Quintero y Claude Roulet. En el 2006, ellos indagaron más sobre el personaje hasta convertirla en protagonista de un libro.

En el 2013, Pautasso legó la interpretación de la obra a Guarderas, con la consigna de que en algún momento ella también entregue la posta a una nueva actriz. “Susana me entregó un bastón de raíz de mangle y una de las telas que usaba en el vestuario original. La idea de esta obra es que la memoria de los abuelos y abuelas de los Andes se mantenga viva a través del teatro”.

Desde su estreno, la obra ha llamado la atención por su carácter sensorial. En el escenario, la comunión de la Venadita con la naturaleza se produce a través de la presencia de elementos que son colocados en el proscenio: un círculo de tierra, el agua que se vierte, la cebolla que se pica, el maíz que se muele, las tortillas de maíz que se cocinan en el tiesto y los olores de plantas como la manzanilla, el romero, o el tabaco.

El nuevo montaje, que es producto de la colaboración entre la Corporación Cultural Patio de Comedias y la Asociación Hazlo Accesible de España, se estrenó en septiembre del 2019, en el Teatro Benjamín Carrión de Loja. La obra también se presentó en Cuenca, Portoviejo, Ibarra, Francisco de Orellana y Guaranda.

“Llevar el teatro a personas de sectores vulnerables ha sido una de las experiencias más enriquecedoras que he tendido en mi carrera. En el estreno de este formato tuvimos 75 personas con discapacidad”, cuenta Guarderas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)