Biden asegura que México es el amigo ‘más cerc…
Metro de Quito ha tenido cinco gerentes en esta Alcaldía
Gobierno empezó diálogos legislativos para su ley
USD 8 millones de pérdidas debido a fallas del Coca Codo
Una pareja y sus 10 perros migraron desde Colombia
El Estado redujo aportes económicos a la Flacso y Un…
Brasil dice que Mercosur se ‘modernizará’…
Joe Biden recibe la tercera dosis de la vacuna de Pfizer

Un avance en la investigación para prevenir el alzhéimer

El alzhéimer afecta a más de 50 millones de personas en el mundo causando pérdida de la memoria. Foto Freepik.

Los avances médicos para ralentizar el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer crecen a pasos agigantados. Recientemente, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) aprobó el primer tratamiento específico contra esta enfermedad en casi 20 años.

Este medicamento se conoce como Aducanumab y fue fabricado por el laboratorio Biogen con el objetivo de tratar las causas subyacentes de la enfermedad en lugar de enfocarse en sus síntomas. Para ello, ataca la proteína amiloide que ocasiona la degeneración de las células cerebrales.

Jorge Moncayo, profesor de neurología de la Universidad Internacional del Ecuador (UIDE), explica que existen factores como la diabetes, obesidad, hipertensión arterial, colesterol alto, entre otros, que incrementan el riesgo de que se presente el alzhéimer. Estos pueden producir infartos cerebrales o hemorragias que pueden pasar desapercibidas, pero que causan daños en la corteza cerebral.

La enfermedad de Alzheimer es un proceso degenerativo de las células cerebrales que afecta a más de 50 millones de personas en el mundo. De los estudios que se han realizado, se conoce que se forman placas amiloides y ovillos neurofibrilares que son tóxicas para el cerebro y producen demencia en las personas.

El alzhéimer  implica la disfunción y pérdida de células cerebrales y sus síntomas incluyen pérdida progresiva de la memoria, así como alteraciones del movimiento, el razonamiento y el juicio.

Moncayo explica que aunque los pacientes generalmente buscan atención médica y son diagnosticados cuando ya tienen problemas de memoria, la enfermedad afecta al cerebro al menos 10 o 20 años antes de que aparezcan los síntomas

Hasta ahora, dice el docente, se utilizan dos medicamentos que buscan mantener la memoria de las personas, una vez que se presentan los síntomas de la enfermedad. El uno actúa como inhibidor y sube la concentración de la acetilcolina, un neurotransmisor que participa en la memoria;  el otro, llamado medantina, es un bloqueador de receptores que existen en el cerebro.

Sin embargo, el Aducanumab intenta disminuir la formación de proteínas amiloides y de ese modo mejorar la capacidad cognitiva de los pacientes hasta en un 20% durante la primera fase de la enfermedad.

El tratamiento con Aducanumab es intravenoso y los pacientes reciben una dosis mensual en forma de suero para eliminar la proteína amiloide que se deposita en el cerebro y produce la destrucción de las neuronas.

De acuerdo con los investigadores, este es el primer fármaco frente a la enfermedad de Alzheimer que realmente modificaría la evolución de la enfermedad, a diferencia de los tratamientos actuales que son puramente sintomáticos.

Moncayo considera que el futuro es promisorio para disminuir el alzhéimer, pues a escala mundial se invierten muchos recursos para investigar sobre la enfermedad y prevenirla de forma integral.

El docente indica que actualmente los médicos se basan principalmente en pruebas cognitivas para diagnosticar a una persona con alzhéimer.

Explica que ahora es posible detectar biomarcadores que se utilizan para saber si una persona puede o no contraer la enfermedad. Estos están presentes en el líquido céfalorraquideo y para ello se necesita punciones en la zona lumbar.

También se utilizan otros mecanismos como evaluación clínica e imágenes cerebrales para detectar cambios en el cerebro causados por el alzhéimer. Sin embargo, estos métodos son costosos, invasivos y, con frecuencia, no están disponibles en muchos países.

Ahora mismo, investigadores de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong realizaron un estudio en sangre que identifica 19 de las 429 proteínas asociadas con el alzhéimer. De ese modo se puede desarrollar un panel de biomarcadores con un sistema de puntuación que distingue a los pacientes con alzhéimer de las personas sanas con más del 96% de precisión.

Este sistema también puede diferenciar entre las etapas temprana, intermedia y tardía de la enfermedad y se utilizará para monitorear la progresión del alzhéimer a lo largo del tiempo del paciente.

Recomendaciones

Actividad física regular. Es necesario practicar al menos 30 minutos de ejercicio al día para estimular al cuerpo.

Actividad intelectual. Leer o llenar crucigramas ayuda a ejercitar el cerebro de forma regular y recrearse y de ese modo mantener las neuronas activas. 

Actividades lúdicas. Juegos como la baraja pueden ayudar a que el cerebro se mantenga activo y con ciertas capacidades cognitivas. 

Alimentación saludable. Se recomiendan nueces, pasas, granos y vegetales.

Suplementos digitales