La Asamblea de los Pueblos se realizó en Casa de la Cultura
La Conaie busca un diálogo con resultados
Policía dispersó a manifestantes del Parque El Arbolito
Alcalde Guarderas: 6 000 trabajadores operan para ga…
¿La Policía ha usado perdigones durante las protestas?
CIDH ve con preocupación agudización de tensiones so…
OMS alerta más de 3 200 los casos de viruela del mon…
Indígenas desalojaron el ágora de la Casa de la Cult…

USD 28,5 cuesta a un ecuatoriano ir a los 18 templos del Centro Histórico de Quito

En el recorrido por la Catedral Metropolitana de Quito se conocen la iglesia, el museo, las cúpulas y las criptas

En el recorrido por la Catedral Metropolitana de Quito se conocen la iglesia, el museo, las cúpulas y las criptas

En el recorrido por la Catedral Metropolitana de Quito se conocen la iglesia, el museo, las cúpulas y las criptas. Foto: Galo Paguay / El Comercio

El Centro Histórico de Quito posee una superficie de 3,75 km². Aquí existen alrededor de 130 edificaciones coloniales, de las cuales 18 son complejos arquitectónicos dedicados a la ­religión. 13 funcionan como iglesias, museos, monasterios, claustros, bibliotecas o conventos, entre otros, y cuatro son solamente iglesias.

Las tarifas que se manejan para su ingreso son diferenciadas entre turistas nacionales y extranjeros. También hay descuentos para niños, estudiantes, tercera edad y personas discapacitadas. USD 7 son la diferencia entre un visitante local y un foráneo para ingresar a todos los templos, ya que al primero le cuesta USD 28,5 y al segundo USD 35.

Un día entero es el tiempo que toma recorrer estos lugares que contienen arte sacro. Hay que tener presente que los horarios de atención van, generalmente, desde las 09:00 hasta las 18:00 horas.

Durante los recorridos por estos sitios se van entretejiendo diferentes historias. Por ejemplo, después de ingresar al Complejo de San Francisco, Daniela Almeida comenta que se siente fascinada por las representaciones e historias religiosas que existen en el lugar. Desde hace dos meses la mexicana de 34 años está recorriendo América del Sur practicando turismo religioso.

Ella ingresó primero al Museo Fray Pedro Gocial, cuya entrada cuesta USD 3, mismo precio para nacionales y extranjeros. Lo que más llamó la atención a Daniela fueron las representaciones gráficas de la Biblia. Estas también están plasmadas en otros cuadros y esculturas de las iglesias, museos y templos religiosos de la ciudad, como la Catedral.

Este templo recoge en los cuadros -en todas sus paredes- la vida cotidiana, política, artística y religiosa de diferentes generaciones quiteñas. Así lo describe monseñor Luis Tapia Viteri, quien es encargado del mantenimiento de la Catedral y de la Casa de Casillas. La entrada al lugar tiene un costo de USD 4 para extranjeros y USD 2 para ecuatorianos.

Otro espacio en el que se puede observar afluencia de visitantes es la iglesia de La Compañía, cuyo interior está recubierto con pan de oro y su fachada se destaca por el trabajo escultórico. El ingreso cuesta USD 5 para visitantes foráneos y USD 2,50 para locales. En el lugar también se realizan eventos y conciertos.

Mediante una corta caminata por la calle García Moreno se pueden conocer las siete cruces del Centro Histórico: Hospital Psiquiátrico San Lázaro, Arco de la Reina y atrios de las iglesias de La Compañía, el Sagrario, la Catedral, la Inmaculada Concepción y Santa Bárbara.

En esta ruta, al subir por la calle Venezuela, se llega a la Basílica del Voto Nacional, considerada el templo neogótico más grande de América. Así lo afirma Edison Camacho, guía de planta de este complejo arquitectónico. Él comenta que al lugar llegan aproximadamente 250 visitantes al día.

Con el paso del tiempo, los religiosos que viven en estas edificaciones han decido rescatar el valor y la belleza de su arte sacro y mostrarlo al público a través de museos y circuitos turísticos, más allá de la fe.

Lo que también llama la atención de los extranjeros, según Camacho, es observar la devoción de los religiosos, “porque es real y espontánea”. Algo que destaca especialmente en las procesiones de la Semana Mayor, en la cual decenas de católicos se colocan trajes de cucurucho o de Cristo, desfilan descalzos, cargan pesadas cruces y llevan coronas de espinas. Esta tradición ha hecho que la urbe capitalina esté en la ruta del turismo religioso de la región.