Restaurantes, que funcionan como bares, se hallaron …
Estas son las razones más comunes por las que le pue…
Una persona herida en accidente de tránsito en Guayllabamba
La lluvia causó estragos en Quito, el sábado 12 de j…
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 13 de junio del 2021
China pone énfasis en explorar el espacio
La Playita del Parque Nacional Machalilla es vital p…
Las personas con albinismo luchan contra burlas y pr…

Los tsáchilas recurren a su medicina ancestral para fortalecer su sistema inmunológico en la pandemia

El chamán Abraham Calazacón realiza baños de vapor y rituales para fortalecer el sistema inmunológico. Foto: María Victoria Espinosa / EL COMERCIO

El chamán Abraham Calazacón realiza baños de vapor y rituales para fortalecer el sistema inmunológico. Foto: María Victoria Espinosa / EL COMERCIO

El chamán Abraham Calazacón realiza baños de vapor y rituales para fortalecer el sistema inmunológico. Foto: María Victoria Espinosa / EL COMERCIO

Las largas caminatas por los bosques nativos, los brebajes, baños de vapor y rituales son la receta que recomiendan los chamanes tsáchilas para fortalecer el sistema inmunológico.

En las siete comunas, los tsáchilas realizan estos remedios para prevenir los contagios por covid-19. Según la Gobernación Tsáchila, desde que se inició la pandemia hasta el 3 de mayo del 2021 se han registrado 100 casos de coronavirus y una posible muerte en esta nacionalidad.

Para el chamán Abraham Calazacón, la pandemia incentivó a los tsáchilas a que retomen la sabiduría ancestral. Uno de los legados que dejaron los primeros chamanes fue una especie de guía para mantener el cuerpo sano.

En cada familia hay una receta distinta, pero utilizan las mismas plantas medicinales como mitru, guayusa, nepi, elena shili, pinku, watsa senco, entre otras.

En Chigüilpe se usan plantas calientes como el mitru, en infusiones. A estas se le añade limón o naranja para alcalinizar el cuerpo.

En Colorados del Búa, en cambio, se extrae el aceite de las plantas. Esa pomada se coloca en el pecho cada noche por nueve días, si la persona enferma tiene congestión o problemas respiratorios. “Ayuda a sacar el frío del cuerpo, a descongestionar y a respirar mejor”, señaló María Aguavil.

El chamán considera que la pandemia ha hecho que las personas retomen la medicina ancestral. Foto: María Victoria Espinosa / EL COMERCIO

Sayama Calazacón afirmó que los baños de vapor también son importantes porque ayudan a eliminar las toxinas del cuerpo, mejoran la circulación, descongestionan y desinflaman. Para realizar el baño, los tsáchilas colocan sobre una fogata las piedras recolectadas del bosque. Cuando están calientes, se introducen en un agujero en la tierra y les derraman agua con plantas medicinales. El paciente recibe ese vapor que emanan las piedras.

Luego se pueden realizar baños amargos, que tienen propiedades antisépticas o baños de florecimiento para mejorar las energías. Ese tratamiento lo define el chamán en una consulta médica.

Abraham Calazacón afirma que hay casos de pacientes que tienen estrés o preocupaciones, que deterioran el sistema inmune. “Hay que tratar al paciente de forma integral. Buscar las causas por las que son propensos a enfermarse. Unas se deben a factores biológicos, pero otras a factores externos como problemas laborales, económicos o familiares”.

Los chamanes recomiendan tomar plantas medicinales, baños y rituales para mejorar el sistema inmunológico. Sin embargo, se recuerda la importancia de mantener las medidas de bioseguridad como lavado de manos y uso de mascarilla para evitar el covid-19. Foto: María Victoria Espinosa / EL COMERCIO

Para el chamán, la enfermedad covid-19 ha sido un reto, pero han descubierto que el estado de ánimo, mantenerse activo ya sea haciendo deporte u otra actividad, alimentarse con proteínas como el pescado y frutas y tomar brebajes para reforzar el sistema inmune han sido las claves para que el virus no sea letal. Además, se deben seguir los protocolos de bioseguridad como el lavado de manos y el uso de la mascarilla. “Los ancestros también lucharon con enfermedades altamente contagiosas y la clave para combatirlas fue la medicina ancestral”.

Según la leyenda nativa, los ancestros guiaron a los chamanes hasta las plantas de achiote. Ellos esparcieron la semilla de esa planta sobre el cuerpo y poco a poco los síntomas de esas enfermedades desaparecieron.

Esa planta fue declarada como sagrada por la nacionalidad y en la actualidad se usa en brebajes y también los hombres la colocan en su cabello como símbolo de gratitud y protección.