16 de junio de 2019 00:00

Todas las tortugas marinas, en riesgo

Al nacer, son pocas las tortugas que logran llegar al agua. Foto: EFE

Al nacer, son pocas las tortugas que logran llegar al agua. Foto: EFE

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 6
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 1
Redacción Tendencias (I)
tendencias@elcomercio.com

Las tortugas marinas deben enfrentar una diversidad de amenazas incluso desde antes de nacer. Cuando están en los huevos, estos animales son vulnerables a una variedad de depredadores en las playas.

Según la Organización de las Naciones Unidas, solo una de
1 000 tortugas marinas recién nacidas alcanza la edad adulta. En Ecuador, las cinco especies que recorren estos mares se encuentran en algún grado de amenaza. Estos animales ahora deben enfrentar más peligros asociados a la colecta insostenible de sus huevos, la pérdida de hábitat, la caza y la contaminación de los mares.

Omar Torres, profesor de Biología de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador y especialista en reptiles, explica que estos animales ponen una gran cantidad de huevos, pero la mortalidad de los bebés que nacen es muy alta.

Desde que salen del nido hasta que llegan al mar, un gran porcentaje muere, ya que son depredadas por aves, mamíferos e invertebrados como los cangrejos. A esto se suma la acción del humano. En algunos casos, los huevos son destruidos por las construcciones de viviendas en las playas y en otras ocasiones, las personas los recolectan ilegalmente para el consumo.

Varias de las tortugas que llegan al agua son consumidas por peces y pocas logran alejarse de las costas. Por lo general, cuenta Torres, estas crecen lejos del continente y cuando alcanzan la adultez regresan.

Una vez que están en el océano, los peligros continúan. La presencia de plásticos, en todos sus tamaños, se ha convertido en un problema para estos animales. El investigador explica que el microplástico ingresa en el organismo de las tortugas cuando estas se alimentan. Por otro lado, los otros desechos de este material como los sorbetes pueden incrustarse en la nariz de estos animales.

La tortuga laúd, por ejemplo, se alimenta solo de medusas. El problema se da cuando confunde a las bolsas plásticas con su comida. Cuando las fundas ingresan a su sistema digestivo, el plástico obstruye sus intestinos y estas mueren.

Esta es una de las siete especies de tortugas marinas que existen en el mundo y una de las cinco que recorren los mares ecuatorianos. En las aguas del país también se encuentran las tortugas verdes, olivácea, boba y carey. Esta última está amenazada por la cacería ilegal, ya que las placas de queratina de su caparazón se utilizan para la fabricación de artesanías.

Todas las especies que se encuentran en las aguas ecuatorianas están en algún grado de amenaza. Una de estas está “en peligro crítico”, otra “en peligro” y tres son “vulnerables”.

Alex Hearn, profesor de la Universidad San Francisco de Quito, dice que es necesario proteger las playas de anidación. También explica que la pesca incidental es otra de las grandes amenazas, ya que estos animales se atoran en las redes y no logran salir a respirar a la superficie. En otras ocasiones, las tortugas se chocan contra las hélices de embarcaciones y mueren.

El cambio climático es una de las amenazas que se está estudiando actualmente. El aumento de la temperatura puede provocar que nazcan más hembras que machos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (0)