29 de septiembre de 2018 00:00

El Centro de Turismo Comunitario Tinku oferta ritos de los Waranka

En el centro se puede hacer el ritual del Temazcal. Foto: Fabián Maisanche/ EL COMERCIO.

En el centro se puede hacer el ritual del Temazcal. Foto: Fabián Maisanche/ EL COMERCIO.

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Fabián Maisanche
Redactor (F - Contenido Intercultural)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El turista puede ingresar al Centro de Turismo Comunitario Tinku caminando o en auto. Las dos opciones permiten al aventurero observar parte de las montañas que rodean a Guaranda, en Bolívar.

Están los bosques de polylepis, cultivos, chozas y comunidades de la organización Indi Churis, que en español significa ‘hijo del sol’.

El trayecto que se realiza a pie hacia Tinku se inicia en la zona de amortiguamiento de la Reserva de Producción de Fauna Chimborazo y la ruta se llama del Curiquingue.

El recorrido tiene una duración de cuatro horas en 12 kilómetros de chaquiñanes, desde los 3 070 hasta los 4 295 metros sobre el nivel del mar.
En el trayecto se observa al colibrí, gorriones, guarros, gavilanes y mirlos.

Entre el pajonal, la chilca, las achupallas y otras plantas nativas hay lobos de páramos, zorros, conejos de monte, chucuri, lagartijas y venados.

Según Yuri Yumbal, administrador del Centro Turístico Tinku, el viajero puede bañarse o recuperar energías en las cascadas Paila Huayco, Yurak Pacha, Cóndor Paccha y la chorrera del río Tauri.

En el complejo se disfruta de la gastronomía, como un delicioso asado de carne de borrego, una sopa de pollo o un plato con habas, choclo y queso.

El ingreso con vehículo se realiza por la denominada puerta de piedras. Para eso, se viaja por la antigua vía asfaltada GuarandaGallo RumiRiobamba, en un total de 14,5 kilómetros desde Guaranda.

En la curva del km 14, el viajero debe ingresar a una carretera de segundo orden y sinuosa, que conduce hasta la comunidad de Pungal.

Para ingresar al complejo se pasa por un estrecho espacio que hay entre dos rocas de aproximadamente cinco metros de ancho. A pocos metros de las piedras confluyen los ríos Pungal y Tauri y forman el afluente Tinku.

En las riberas de los cristalinos afluentes se practica la pesca deportiva o también se acampa. El turista tiene la opción de recorrer a caballo un tramo del denominado Camino del Inca. “Hay cuatro senderos ecológicos de 2 kilómetros que llevan hacia las cascadas”, aseguró Yumbal.

Otro de los servicios del centro es el canopy, bar y hospedaje. Cuenta con un huerto ecológico y espacios verdes para descansar.

En uno de los jardines se edificó una estructura para realizar el ritual de temazcal o baños de vapor. “Con la ceremonia de sanación y el baño de vapor se pueden eliminar los temores, dolencias y malas acciones. El yachak de la comunidad solicita a los seres supremos nuevos cambios, salud y bienestar”, aseguró el turista riobambeño Juan Castro.

Otro de los ritos andinos que comparten los indígenas del pueblo Waranka es la Pachamanka. Este consiste en ubicar piedras incandescentes en un orificio realizado en la tierra y donde se ubican las hojas de la col y el choclo con las habas, choclos, papas y carne.

Para que los alimentos se cocinen se tapa con otras piedras incandescentes y luego se ubica una manta sobre la cual se coloca la tierra.
“Las personas que van a servirse los alimentos deben danzar sobre el orificio. Así le estamos brindando a la madre tierra nuestras energías”, comentó Rosa Cacuango.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)