Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 31 de julio del 2021
Arancel baja desde este 1 de agosto para bicicletas,…
Íñigo Salvador: ‘Hay entidades en donde campea la co…
Riobamba, en campaña para reactivar el turismo
Paseo Agroecológico de Guápulo se hace con emprendedores
Jóvenes se preparan para el nuevo examen Transformar
La Asamblea Nacional debate la legalización de lotes…
La viuda de Jovenel Moise dice que considera postula…

Una mujer sufre el primer caso de ‘WhatsAppitis’

WhastApp sufrió fallas en el sistema y quedó inoperativo. AFP

WhastApp sufrió fallas en el sistema y quedó inoperativo. AFP

El abuso del teléfono celular y, especialmente de Whatsapp, sí puede ser perjudicial para la salud. Según una publicación de la revista científica británica The Lancet, una mujer de 34 años fue diagnosticada con tendinitis debido a que no paro de utilizar el servicio de mensajería durante seis horas.

Con 27 semanas de embarazo, la mujer -cuya nacionalidad no se especifíca en el artículo- se dirigió a su casa luego de terminar una guardia en el hospital donde trabajaba, en el turno del 24 de diciembre. Pese al fuerte dolor que sentía en la muñeca decidió contestar todos los mensajes navideños, en lugar de descansar. Esto se prolongó durante seis horas hasta que sintió una molestia en el dedo pulgar.

[[OBJECT]]El uso prolongado de los ‘smartphones’ puede provocar molestias en los dedos y tendones. Foto: Archivo / EL COMERCIO.

Los médicos diagnosticaron una tendinitis, producto de haber sujetado el teléfono por tanto tiempo. Además catalogaron al dolor en la muñeca bilateral como ‘WhatsAppitis’. Los galenos aplicaron un tratamiento que consistió en medicamentos antiinflamatorios y la abstinencia en el uso del teléfono celular para enviar mensajes.

Debido al estado de gestación, la paciente solo tomó paracetamol. Pero no dejó de utilizar WhatsApp, por lo que volvió a presentar las mismas molestias tras enviar mensajes de buenos deseos el 31 de diciembre.

The Lancet apunta que una enfermedad del mismo tipo fue descrita por primera vez en 1990, cuando determinaron una ‘Nintendinitis’, producto del abuso de las consolas de videojuegos. Desde entonces se han detectado varias lesiones relacionadas con los videojuegos y la tecnología.