Hospitales registran aumento de pacientes covid en Guayaquil
Ecuador mantiene un bajo nivel de dominio del idioma inglés
Seis municipios destinarán recursos para combatir el crimen
¿Sabía que el arroz con menestra de Ecuador usa lent…
Modelos con discapacidad participarán en pasarela inclusiva
Caso Basílica: ¿Quito conoce los derechos de las per…
Víctor Figueroa, a sus 38 años, es un ejemplo para l…
Esta es la agenda de Fiestas de Quito para el 27 de …

Avión solar comienza viaje para cruzar Estados Unidos

El avión solar experimental suizo Solar Impulse realizó un vuelo sin escala de 26 horas para demostrar que era capaz de acumular suficiente energía eléctrica durante el día y seguir volando de noche. Foto: AFP

El avión solar experimental suizo Solar Impulse realizó un vuelo sin escala de 26 horas para demostrar que era capaz de acumular suficiente energía eléctrica durante el día y seguir volando de noche. Foto: AFP

El “Solar Impulse“, el primer avión solar tripulado, partió hoy desde California para realizar el primer vuelo que cruzará Estados Unidos solamente con energía solar.

Minutos tras el amanecer, el aventurero suizo Bertrand Piccard partió con su máquina “Solar Impulse” de las inmediaciones de San Francisco y tomó rumbo hacia el este, con Nueva York como ciudad de destino final.

De todas maneras la nave no hará el viaje en un solo trayecto. Tras recorrer una docena de metros, el gran avión con espacio para un solo piloto en una estrecha cabina tomó altura a unos 40 kilómetros por hora. Piccard compartirá el viaje con su camarada André Borschberg.

En la primera etapa Borschberg acompañó al “Solar Impulse” en un helicóptero. El primer día solamente está previsto que llegue hasta Phoenix, Arizona. Otras paradas intermedias serán Dallas en Texas, Saint Louis en Missouri y luego Washington y Nueva York.

Como en cada escala el avión será ampliamente presentado, tardará cinco semanas en realizar todo el viaje. El “Solar Impulse” tiene con 64 metros prácticamente la envergadura del Boeing 747, pero con 1.600 kilogramos pesa lo mismo que un vehículo mediano.

Un cuarto del peso proviene de las baterías, para que el avión sea más independiente de los rayos solares. Pero la energía para los motores y baterías procede solamente de las 12 000 celdas solares en las alas.

Bajo las alas cuelgan cuatro motores eléctricos, cada uno con diez caballos de vapor. En 2015 se espera que una nueva versión perfeccionada del avión solar pueda dar la vuelta a la Tierra. Para ello, el piloto debería pasar cinco días y cinco noches en la aeronave.

Piccard ya dio la vuelta al mundo en un globo. El “Solar Impulse“, cuya fabricación requirió siete años, no busca revolucionar la industria de la aviación, sino “contribuir a cambiar la idea de la gente sobre las energías renovables”, según se menciona en su web.

Suplementos digitales