Los asistentes de voz de los dispositivos se pueden activar de distintas formas, según la plataforma y brindar diferentes funciones. Foto: Pixabay

Los asistentes de voz de los dispositivos se pueden activar de distintas formas, según la plataforma y brindar diferentes funciones. Foto: Pixabay

¿Cómo aprovechar al máximo a los asistentes de voz?

Los asistentes de voz de los dispositivos se pueden activar de distintas formas, según la plataforma y brindar diferentes funciones. Foto: Pixabay

Los asistentes de voz se han convertido en un apoyo cada vez más frecuente para realizar diversas actividades. En esta temporada navideña, Google, Cortana, Alexa, Siri y otros ofrecen la posibilidad de sacarles el máximo provecho para facilitar su uso.

El tecnólogo electrónico Carlos Contreras afirma que es importante tomar en cuenta que los asistentes de voz actúan dentro de un ecosistema de dispositivos. Estos apoyos pueden estar ya incluidos en un aparato, como sucede con Google Assistant en los teléfonos inteligentes con sistema operativo Android.

Los asistentes de voz pueden ser también bocinas independientes que captan órdenes y buscan en el entorno web: información, música, datos del clima, del tráfico y otros aspectos.

Pero un asistente de voz va más allá. Al llegar a casa se puede ordenar que bloqueen teléfonos para descansar, pedir el pronóstico del tiempo para saber qué ropa usar; añadir una alarma, programar un recordatorio para comprar determinado producto; elaborar una lista de compras, escuchar música relajante, etc.

En el caso de Google Assistant, para activarlo basta decir ‘Okay Google’ en el ‘smartphone’. También se puede presionar por más de un segundo el botón central que tiene forma cuadrada, que está ubicado en la parte inferior de un teléfono que tenga Android.

Además, con un solo comando se pueden desarrollar varias tareas al mismo tiempo. Por ejemplo, para saber del clima y el tráfico simultáneamente es factible configurar las rutinas: Se ingresa a la aplicación ‘Home’. Se selecciona ‘Rutinas’ y luego ‘Administrar rutinas’. Hay múltiples opciones de inicio, entre ellas, elegir un saludo para que el aparato lo haga siempre, como: buenos días o estoy en casa. Luego se debe escoger ‘Determina cada acción’. Hay que activar entonces ’Voice Match’, lo que facilitará reconocer las voces de las personas cercanas presentes. Esto posibilita tener recordatorios y mensajes personalizados.

Ello a su vez permite que el aparato tenga presente horarios, como: la rutina de trabajo, de actividad física, la música que le gusta a cada usuario, incluso se puede recordarle contraseñas a cada uno de ellos al reconocer su voz.

Los resultados obtenidos una vez instalado el asistente de voz pueden variar. Por ejemplo, Alexa no solo saludará, sino que dirá un dato curioso sin que se lo solicite. Siri y Google no lo harán, pero el primero es capaz de proporcionar otros parámetros: a la hora de pedir la clasificación completa de un campeonato -como el ecuatoriano de fútbol- Alexa se limitará a proporcionar solo el marcador del último partido.

En cambio, Siri dará la lista completa de equipos, su ubicación en la tabla de posiciones y ofrecerá hablar sobre un cuadro específico. Google solo dirá quién es el puntero del campeonato.

En general, los asistentes de voz capturan la información de bases de datos universales. En el caso de las respuestas que tienen a preguntas de cultura general, toman los datos de Wikipedia. Pueden reproducir música tomándola de YouTube, Spotify, Amazon Music, etc.

Contreras dice que otro de los avances recientes ha sido la posibilidad de enlazar un asistente de voz a cerraduras de tercera generación. Estos dispositivos de seguridad inteligentes funcionan con nuestra orden verbal que servirán para abrir o cerrar una puerta.

Es de mucha utilidad cuando se llega al destino con las manos ocupadas: con llaves, maletas, compras, etc. Se pueden crear hasta 30 códigos de acceso únicos para usarlos en una cerradura durante un tiempo específico, y ligarlos a determinadas personas.

Para acceder a las posibilidades inalámbricas de los asistentes de voz hay dos opciones: la primera es tener una conexión a Internet: sea datos en nuestro teléfono, o una red Wi Fi propia.

Otra alternativa para enlazarnos a través de nuestra voz, con distintos dispositivos, es contar con una conexión Bluetooth.