7 de agosto de 2019 00:00

Técnicos del INPC realizaron una visita técnica al Qhapaq Ñan

Dos puntos del trayecto requieren intervención urgente debido a la acumulación de agua y a los deslizamientos. Foto: cortesía.

Dos puntos del trayecto requieren intervención urgente debido a la acumulación de agua y a los deslizamientos. Foto: cortesía.

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Cristina Márquez
Redactora
(F-Contenido intercultural)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Dos puntos de riesgo que requieren intervención urgente se identificaron la semana pasada en el Qhapaq Ñan. Técnicos del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, junto a funcionarios del Ministerio de Turismo y del Ministerio de Cultura participaron en la visita técnica.

“Hay varios puntos que requieren mantenimiento preventivo, pero identificamos dos zonas que requieren un trabajo urgente para preservar los vestigios del antiguo camino real”, explicó Bolívar Galarza, arqueólogo del INPC.

La primera amenaza está en el kilómetro 1,5 del tramo que se inicia en la comunidad Azuay, en Alausí. Allí hay una zona proclive a deslizamientos de tierra debido a las lluvias frecuentes.

En esa zona se requiere construir un canal de desfogue de agua en la parte alta del cerro para evitar el deslizamiento de lodo piedras hasta el camino real. La segunda amenaza está en el tambo real de Culebrillas, entre los kilómetros 20 y 22 del trayecto.

Allí hay un canal que abastece de agua a las comunidades de la zona y que tiene una ruptura que causa la inundación parcial del tambo de cerca de 13 000 metros cuadrados.

Ese sitio tiene una alta relevancia histórica debido a que es el único tambo en Ecuador mencionado por los cronistas en el año 1 500. En ese sitio aún hay vestigios del conjunto habitacional que albergaba a los viajeros en la época del imperio Inca.

“Aquí la gente podía abastecerse de vituallas, descansar, alimentarse y luego continuar su recorrido. También hay vestigios de la construcción en la que se hospedaba el Inca”, explica Galarza.

La inundación podría afectar los antiguos muros de piedra, por lo que se requiere la reparación urgente del canal de agua. La gente de las comunidades y técnicos del INPC trabajarán en las reparaciones tras la entrega del informe que arqueológico.

Los comuneros, quienes son los responsables del cuidado del sistema vial, también participaron en el recorrido técnico. Ellos recibieron capacitación sobre el mantenimiento preventivo que requiere el Qhapaq Ñan.

“El objetivo del proyecto, que ya lleva varios años en ejecución, es revalorizar el Qhapaq Ñan y cuidarlo, para que pueda ser aprovechado para el turismo”, dijo Galarza.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)