24 de septiembre de 2020 00:00

La suplementación recobra importancia en la pandemia

Los adultos mayores necesitan suplementos nutricionales para mantener un estilo de vida saludable. El colágeno viene en polvo y se lo mezcla con jugos o agua.

Los adultos mayores necesitan suplementos nutricionales para mantener un estilo de vida saludable. El colágeno viene en polvo y se lo mezcla con jugos o agua. Foto: Inimage

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Paola Gavilanes

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La pérdida de movilidad y al aumento de peso están entre los efectos colaterales de la pandemia por el covid-19 que más afectan a los adultos mayores.

El deportólogo José Reinhart apunta que aquello es producto del confinamiento. “Pierden masa muscular por la falta de actividad y por esa misma razón hay un aumento de peso”.

Este especialista apunta que con el paso de años hombres y mujeres pierden elasticidad y fuerza, pero también músculo. Esa reducción empieza a los 30 años y jamás se detiene.

Las personas entre los 30-40 pierden un 1% de su masa muscular cada año, mientras que a partir de los 50 años hay una pérdida de hasta el 5%.

Ese desgaste pone en riesgo la salud, sobre todo de las personas de la tercera edad. Son más propensas a sufrir facturas luego de una caída, por ejemplo, ya que no hay músculo suficiente como para proteger a los huesos, que por la edad se debilitan.

Para contrarrestar esa pérdida, a la que se le conoce como sarcopenia, Reinhart recomienda consumir alimentos ricos en proteína y hacer ejercicio de fuerza, recurriendo al peso del propio cuerpo o a las mancuernas. Aclara que en tiempos de covid-19 también es necesario recurrir a suplementos nutricionales con vitaminas y minerales.

100 gr de pollo, por ejemplo, aportan 20 gramos de proteína y cerca de 300 calorías, que por ahora resultan imposible quemarlas en su totalidad, aumentando así el riesgo de padecer enfermedades como la obesidad o sobrepeso.

Los adultos mayores son los más vulnerables a contraer el virus y, por eso, se les pide que permanezcan en casa.

A diferencia de los cárnicos, un ‘scoop’ o una medida de proteína aislada en polvo –de leche, de soya o de carne-, en cambio, aporta la misma cantidad de ese macronutriente, pero solo 80 calorías, aprox.

También es una opción ideal para las personas de la tercera edad que han perdido parte de su dentadura o que se rehúsan a masticar por mucho tiempo.

Estos suplementos también son importantes porque, aunque muchas personas coman un filete de carne en el almuerzo y en la cena, suele ocurrir que incumplen con los requerimientos sugeridos. Los expertos recomiendan entre 0,8 y 1,2 gramos de proteína por cada kilogramo de peso.

Una persona que pesa 70 kilos debería ingerir 84 gramos de proteína al día. En el caso de los adultos mayores, deben tomarse en cuenta factores metabólicos.

La doctora Karen Sarmiento coincide con Reinhart y añade que la suplementación se realiza en función de las necesidades de cada persona. Para determinar aquello es importante realizar un examen para conocer la composición corporal. Solo así el especialista sabrá con exactitud el porcentaje de masa grasa y de masa muscular del paciente.

En la tercera edad también es importante ingerir suplementos que contengan vitaminas A, C, D, E, y del grupo B. A la primera, por lo general, se la obtiene del sol y es vital porque ayuda a absorber minerales como el calcio, indispensable para la salud de los huesos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)