8 de octubre de 2019 00:00

El sombrero es un ícono de identidad cultural en Zapotillo

El sombrero es el complemento de la vestimenta: camisa, jeans y la alforja en las cabalgatas y otros eventos. Foto: cortesía.

El sombrero es el complemento de la vestimenta: camisa, jeans y la alforja en las cabalgatas y otros eventos. Foto: cortesía.

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 16
Lineida Castillo
Redactora
(F-Contenido Intercultural)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La identidad del campesino de Zapotillo, provincia de Loja, no solo está en la música, el baile y su trabajo, sino también en su vestimenta. El sombrero es el distintivo de la identidad cultural de sus habitantes.

Este cantón está ubicado al sur del Ecuador y solo el río Catamayo lo separa de Perú.

Su territorio campestre -con pequeñas lomas- recibe la influencia directa del desierto peruano de Sechura. Hay extensos bosques de guayacanes, ganadería caprina y producción agrícola de arroz, pitahaya, coco, cebolla...

Allí casi siempre el sol es intenso. La temperatura promedio es de 20 grados, el invierno es corto y las lluvias son escasas. Estas particularidades hacen que sus habitantes utilicen a diario el sombrero en diferentes colores, tamaños, formas y texturas.

Esa riqueza y diversidad son más visibles en las fiestas populares como la Feria Agropecuaria que se realiza en junio, la cantonización en agosto y el florecimiento de los guayacanes entre diciembre y enero.

Este último es el espectáculo natural más importante que vive el país y que convoca -cada año- a miles de turistas nacionales y extranjeros a este territorio. En esos días no falta la venta de sombreros y todos se contagian de su uso.

En la decimatercera edición de la Feria Agropecuaria 2019 fueron cuatro días para admirar cómo hombres, mujeres y niños vestían -con elegancia y orgullo- los mejores modelos de sombreros en paja toquilla, cuero, sintéticos y telas.

Hubo carreras de caballos criollos y mestizos, cabalgatas, ordeño de cabras, comparsas y la feria de artesanías y de comida típica, como el tradicional chivo al hueco.

Todos –incluidas las autoridades y las reinas de belleza- desfilaron con este accesorio, en medio del implacable sol. En las mujeres predominaron los sintéticos y los de paja toquilla, de ala ondulado, adornados con flores y pintados el típico paisaje de Zapotillo.

En cambio, los hombres utilizan los más serios, llanos, de ala ancha levantada, texturas sobresalientes y cinta alrededor de la copa. Ninguno se elabora en Zapotillo. Por lo general los hacen en Azuay, Guayas y Santo Domingo de los Tsáchilas; y por la cercanía también vienen del Perú.

Armando Mainagüez es comerciante de sombreros y asiste a esta feria desde hace 10 años, porque congrega a ganaderos de Ecuador y Perú. Él es de Santo Domingo y este año, en los cuatro días, vendió 200 sombreros. En una carreta ubicó más de 50 modelos, de varios colores y texturas.

Los precios variaban, desde los USD 5 para niños, hasta los 50 para los adultos en paja toquilla o cuero, dependiendo de los diseños y acabados.

Fue imposible encontrar a un jinete sin esta prenda que los hace ver alegres y audaces, mientras galopan sobre el caballo. A las mujeres se las ve atractivas y elegantes.

José Rueda cuenta que cubrirse la cabeza es una costumbre y necesidad. Para este zapotillano, esta prenda está asociada con la comodidad, protección, elegancia y no es símbolo de diferencia social.

Por eso, al levantarse se pone el sombrero, desayuna y recorre su finca en la comunidad de Paletillas. Tiene varios de diferentes estilos que usa de acuerdo con la ocasión: trabajar, salir a la ciudad o para fiestas.

Para Rueda no hay otra alternativa que reemplace a este accesorio y se siente extraño cuando no lo lleva puesto. “Es parte de mi identidad”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (2)