17 de mayo de 2019 00:00

‘El sol también es una estrella’: Un amor entre lo planeado y lo casual

El drama romántico está basado en la novela de Nicola Yoon.

El drama romántico está basado en la novela de Nicola Yoon. Foto: outnow.ch

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Fernando Criollo
Redactor (I)
fcriollo@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Desde los estantes de la sección de literatura juvenil llega una nueva adaptación cinematográfica, que se estrena con el mismo título de la novela escrita por Nicola Yoon. ‘El sol también es una estrella’ cuenta la historia de un amor imposible, en una de las metrópolis más diversas del planeta.

Desde el inicio, la directora Ry Russo-Young presenta a Nueva York como escenario de este drama romántico, pero también como un protagonista retratado de una forma novedosa para el público.

Sobre ese telón aparece Daniel Bae, interpretado por Charles Melton, un muchacho romántico que busca la forma de emprender una carrera universitaria para recompensar el sacrificio de sus padres, que cambiaron Corea del Sur por Estados Unidos para darles a sus hijos una vida mejor, aunque eso signifique renunciar a sus anhelos personales.

Video: YouTube, canal: Fandango Latam


Por otro lado está Natasha Kingsley, encarnada por Yara Shahidi, una joven con una visión pragmática y racional del mundo, que busca desesperadamente la forma de evitar que ella y su familia sean deportados a Jamaica, después de haberse criado allí y sentirse una neoyorquina más.

Las probabilidades de que estos dos jóvenes coincidan en el mismo lugar y momento, en una ciudad de 8,6 millones de habitantes podrían parecer escasas, pero no imposibles.

Es justo allí donde la novela y ahora la película ponen en acción la lógica y la casualidad, como piezas de un mismo sistema, que provoca el encuentro de dos jóvenes, entre los que surge una fuerza de atracción tan poderosa, como las circunstancias que trágicamente fuerzan su separación.

Esta premisa no resulta para nada novedosa, pues aparece una y otra vez en libros y películas como ‘Bajo la misma estrella’ o ‘A dos metros de ti’, incluso en ‘El amor lo es todo’, novela escrita también por Yoon y adaptada en el 2017.

Sin embargo, el filme dirigido por Russo-Young envuelve la trama central en una serie de llamativos elementos estéticos y narrativos que le dan una identidad propia.

Por un lado, incorpora ciertos recursos del cine documental, para construir flash­backs, que enriquecen la estética visual. También está la forma cómo filma y se presenta la ciudad, que deja ver rincones poco conocidos de Nueva York, en un filme, bajo una luz cruda y directa y un singular barullo, que le dan un tono de cine clásico.

El encuentro de Daniel y Natasha no será suficiente para encaminarse hacia un final feliz, pues solo resta un día para que se ejecute la orden de deportación.

‘El sol también es una estrella’ habla del primer amor, que se proyecta como un tema universal, pero también incluye una declaración política al construir la historia sobre dos personajes jóvenes de orígenes y culturas diferentes, enfrentados a una infame política de migración.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)