¡Un lujo!
Crisis sigue sin punto de encuentro
Especialistas piden atención integral a salud con de…
Epmaps redobló controles al agua de Quito por el paro
El Ejecutivo acepta volver a los diálogos con la Conaie
Decreto 95 no cuajó en el área petrolera
El paro activó a las mujeres del Austro del país
Un millón de paquetes del aceite popular saldrán al …

Viruela del mono, ¿se puede convertir en pandemia?

Imagen ampliada de una muestra de piel infectada con el virus de la viruela del mono. Foto: EFE / Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades

En el contexto de una pandemia, el levantamiento de alertas sanitarias por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) causa preocupación.

La más reciente: la viruela del mono, una enfermedad de zoonosis viral (provocada por un virus transmitido de los animales a las personas) y que es considerada endémica hace al menos 40 años en países de África occidental y central.

Lo que llama la atención de la autoridad sanitaria mundial es que se detectaron casos en países no africanos. Con anterioridad ya se habían registrado en otras regiones, sin embargo, siempre estaban vinculados a personas que habían viajado a ese continente por lo que es la primera vez que se observa un brote tan extendido.

El primer caso apareció en el Reino Unido y fue notificado el pasado 7 de mayo. Hasta el 24 de este mes las infecciones se elevaron a 131, con otros 106 sospechosos.

En 17 países se han confirmado casos de viruela del mono, en su mayoría europeos, aunque también se han identificado contagios en Pakistán, Israel, Canadá, EE.UU. y Australia.

En Argentina y Colombia también se investiga dos casos sospechosos. En Ecuador, según las autoridades, no hay casos reportados, sin embargo ya se levantó una alerta epidemiológica.

Y si bien el brote de contagios es inusual, expertos a nivel mundial han manifestado que es bastante improbable que se convierta en una pandemia.

Virus distintos

El docente e investigador de la Universidad Internacional del Ecuador, Manuel Baldeón, señala que una de las razones es que el covid-19 y el virus de la viruela del mono son distintos.

Por un lado, el SARS-COV 2, que causa el covid-19, es un virus nuevo. A finales del 2019, cuando surgió, se desconocía cómo se transmitía, su gravedad y sus efectos.

El de la viruela del mono, en cambio, es conocido desde hace más de 50 años. Se sabe su comportamiento y cómo se propaga. Lo que ahora se investiga es porqué aparecen estos casos en regiones que no eran endémicas, dice Baldeón.

Otra diferencia con el covid es que no hay un crecimiento exponencial de casos. Por ejemplo, desde mediados de diciembre del 2019, cuando se detectó el virus, hasta finales de febrero del 2020, hubo 2 700 casos solo en China y para el 14 de febrero había 1 500 fallecidos.

En marzo de ese año, la OMS calificó al brote de coronavirus de Wuhan como pandemia.

Con la viruela del mono, los casos son pocos y no se multiplican cada día. Por ello, para Baldeón es importante cortar la cadena de transmisión.

La OMS también aseguró que el brote de viruela del mono todavía puede controlarse” porque el riesgo general de transmisión es “bajo”.

Vacuna contra la viruela

Una de las ventajas es que existe una vacuna para un virus similar que es el de la viruela humana y que era muy segura y eficaz, señala el investigador.

«La viruela humana era super letal y agresiva y con la vacuna se logró erradicar la enfermedad», dice.

De su parte, Paúl Cárdenas, docente e investigador del Instituto de Microbiología de la Universidad San Francisco, menciona que la viruela del mono no es muy transmisible y, con una adecuada detección, se puede controlar.

Lo que hay que analizar ahora, agrega, es si el virus mutó y se hizo más contagioso o algo pasó con nosotros. «Tal vez el sistema inmune de muchas personas no está funcionando tan bien y por eso somos más susceptibles».

Ambos especialistas coinciden en que hay que estar alerta a lo que sucede en el mundo y si las medidas tomadas por otros países funcionan.

En las regiones donde todavía no se han identificado contagios, como Ecuador, Baldeón subraya que se debe identificar potenciales personas con la infección y tanto los médicos, como la población, alertar al sistema de salud para detener la transmisión.

Desde el Ministerio de Salud también indicaron que por las características de expansión que tiene la enfermedad no esperan que sature el sistema de salud. 

La titular de la Cartera de Estado, Ximena Garzón, indicó que «no es una viruela extremadamente agresiva y se controla fácilmente».