Rubén Alemán rehabilita a las tortugas marinas del Ecuador
De Manabí para el mundo; la Caña Manabita se exporta…
El volcán de La Palma sigue en erupción mientras la …
La hospitalidad sedujo a extranjeros para vivir en Canoa
Clientes de Uber siguen pagando IVA de la factura to…
La cuenta de viáticos en la Asamblea pasó de USD 9 6…
Fiscal tiene la ruta de pagos ilegales de hermanos Celi
A 25% de niños le falta recibir vacunas regulares

USD 122 por joven se invierte en vacunas

Mayernin Domínguez recorre barrios como La Libertad, para inmunizar a los niños. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

Mayernin Domínguez recorre barrios como La Libertad, para inmunizar a los niños. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

Mayernin Domínguez recorre barrios como La Libertad, para inmunizar a los niños. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

Con una maleta llena de jeringas y una caja de refrigeración con vacunas, la enfermera Mayernin Domínguez y la odontóloga Maritza Vallejo comienzan sus recorridos. Golpean cada puerta de las casas ubicadas en el barrio sureño de La Libertad, para verificar si los menores de 8 años cuentan con todas las dosis.

“Me permite el carné de vacunación de los chicos”, es el primer pedido que realiza la enfermera Mayernin a los habitantes del sector. Lo revisa con cuidado y anota las dosis que debe colocar a los niños.

El miércoles pasado, por ejemplo, el equipo de vacunación llegó al domicilio de Evelyn Sánchez, madre de dos niñas de 7 años. Sí tenían las vacunas correspondientes a su edad, entre otras, la del sarampión, rubéola y paperas.

Desde el nacimiento hasta los 15 años, una mujer debe completar 31 dosis. El Estado invierte USD 122,25, per cápita en ellas. El número es menor en el caso del varón. Llega a 29 y la inversión es de USD 104,25.

La diferencia radica en que la mujer requiere la vacuna VPH -contra el virus del papiloma– a los 9. En total se han destinado USD 35 millones anuales desde 2016 hasta 2019, entre vacunas e insumos, en el país.

Si un niño no tiene las dosis, Mayernin se las coloca y explica a los padres que la importancia de la inmunización es evitar enfermedades.

Producto de la vacunación, que cubre 20 patologías, se ha logrado la erradicación de poliomielitis, sarampión autóctono, rubéola y difteria en Ecuador. Adicionalmente han disminuido los casos de neumonías, meningitis, morbilidad y mortalidad por diarreas.

El esquema ecuatoriano es uno de los más amplios de la región. Empieza con dos vacunas dentro de las primeras 24 horas de nacido. Sirven para evitar la hepatitis B y la tuberculosis. Se ofrece además la de influenza, para embarazadas y adultos mayores, que son vulnerables a esta patología.

La necesidad de mantener al planeta libre de enfermedades hizo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara los últimos días de abril como la Semana de Vacunación de las Américas.

La idea es motivar a la población a vacunarse, a tiempo, como una forma de prevenir enfermedades que dejan secuelas o provocan la muerte.

En Ecuador, por ejemplo, se ejecutan ‘barridos’ o campañas puerta a puerta para garantizar que el esquema de inmunización se complete.

El resultado de esta y otras acciones es que la cobertura a la población menor de un año alcanza el 85,2%. El resto (14,78%) espera ser inmunizado, según Salud.

Lucía Vizcarra acudió al Centro de Salud N°1, en la Rocafuerte, en Quito, con su hijo Matías. Le faltaba la segunda dosis contra el sarampión, paperas y rubéola (SPR). Se coloca en los primeros dos años de vida; si se pasa de esta edad igual puede ser vacunado en el sistema público.

Luego de una revisión del carné de Matías, la enfermera determinó que tampoco tenía la vacuna del neumococo, que previene males como la neumonía y la meningitis.

A este punto de salud llegó también Isabel Delgado, madre de Michael, de 4. Él tampoco tenía las dosis completas. También le faltaba la SPR.

¿Qué pasa con estos niños? Washington Rueda, responsable de Vigilancia de Salud Pública del Distrito, señala que hay “tolerancia” frente a los casos de niños que no tienen el esquema completo.

Los profesionales -explica- colocan las vacunas que les faltan como la del sarampión o difteria. No se ponen todas. La del neumococo, por ejemplo, solo se aplica a recién nacidos. Si no se la puso se deben buscar otras opciones en centros de salud particulares.

La doctora María Cristina Cosíos es gerenta general de Vacunorte. Ella comenta que la vacunación tiene la misma importancia que la potabilización de agua, ya que evita enfermedades mortales.

Ella alerta sobre movimientos en contra de la inmunización. La OMS lo corrobora y los ubica entre las 10 amenazas a la salud, en este 2019.

En EE.UU, este año hubo un rebrote de sarampión por grupos en contra de las vacunas. Estas previenen de dos a tres millones de muertes por año y podrían evitarse 1,5 millones extras. Este 2019, acá se buscará eliminar el cáncer del cuello del útero y la fiebre amarilla.

Suplementos digitales